viernes, 17 de diciembre de 2010

wikileaks


La Fuerza Aérea de EE.UU. bloqueó a los medios que difunden datos de WikiLeaks

15/12/10 - 15:37

Los empleados no pueden visitar los sitios de diarios como The New York Times, The Guardian, Le Monde y El País, entre otros. Julian Assange seguirá detenido al menos hasta mañana.

"Acceso denegado. El uso de Internet es registrado y monitoreado". Esa es la frase que en las últimas horas apareció en los navegadores de Internet de la Fuerza Aérea de EE.UU.

La aviación estadounidense decidió bloquear el acceso a los medios de comunicación que difundan datos de WikiLeaks, la web que ha revelado información clasificada de Estados Unidos. Así, los sitios de diarios como The New York Times, The Guardian, Le Monde, Der Spiegel y El País dejaron de estar accesibles para los empleados de la Fuerza Aérea.

Según la vocera de la aviación, la teniente coronel Brenda Campbell, "se bloquearán los sitios de los medios de comunicación si cuelgan documentos clasificados procedentes de la página de WikiLeaks".

"Es similar a cómo bloquearíamos cualquier otra página que colgara información clasificada", indicó en declaraciones al propio y bloqueado The New York Times, que es uno de los medios afectados.

Según indicó Campbell, sólo se bloquearán las páginas que cuelguen los documentos completos, no aquellas que divulguen extractos.

La prohibición de acceder a estas páginas no se extiende a las computadoras personales de los soldados de la Fuerza Aérea.

Ni el Ejército, ni la Armada ni la Infantería de Marina han tomado medidas similares en EE.UU.

En parte, según voceros de estas Fuerzas Armadas, se debe a que la Casa Blanca ya ha advertido, el 3 de diciembre, que ningún funcionario -sea civil o militar- está autorizado a leer información clasificada si no ha recibido permiso, aunque se haya filtrado a los medios de comunicación.

Un aviso enviado por la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca ese día señala que "la información clasificada, se haya divulgado o no a los medios o en sitios de Internet públicos, sigue estando clasificada y como tal deben tratarla los funcionarios y contratistas federales, hasta que las autoridades adecuadas la desclasifiquen". Para El Ejército, la Armada y la Marina esa orden es más que suficiente para que todos la respeten.

En tanto, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, permanece en la cárcel londinense de Wandsworth a la espera de que mañana el Tribunal Superior de Londres se pronuncie sobre el recurso contra su libertad condicional presentado por las autoridades suecas.

Está previsto que el alto tribunal vea el caso a partir de las 8:30 de Argentina, tras lo cual Assange, de 39 años, sabrá si puede salir en libertad vigilada y bajo fianza hasta la próxima vista de su proceso de extradición, prevista para el 11 de enero, o si, en cambio, debe esperar en prisión.

La Fiscalía sueca, representada en el Reino Unido por la abogada Gemma Lindfield, anunció ayer su intención de recurrir la decisión de la Corte de magistrados de Westminster -que tramita en Londres los procesos de extradición- de conceder a Assange la libertad provisional.

Tras denegársela el pasado 7 de diciembre -el mismo día en que fue detenido en la capital británica a petición de Suecia-, el juez Howard Liddle accedió el martes a que saliera en libertad previo pago de una fianza de 240.000 libras (unos 282.720 euros), de las que 200.000 deben depositarse en efectivo ante el tribunal.

Uno de los abogados de Assange en el Reino Unido, Mark Stephens, informó que se ha logrado reunir parte del dinero gracias a la generosidad de varias personalidades como el director Michael Moore y la ex de Mick Jagger, Bianca, pero aún faltan decenas de miles de libras en efectivo, que no es fácil juntar "porque incluso las personas ricas no tienen ese dinero a disposición inmediata".

"Hasta que no reunamos ese dinero, tendremos a un hombre inocente en prisión", había dicho el abogado tras la audiencia en la corte de Westminster, cuando criticó además las condiciones del encarcelamiento de su defendido, que está en una celda de aislamiento e incomunicado.

Además de la fianza, otras condiciones fijadas por el juez Liddle para su libertad son llevar un brazalete electrónico de control, respetar un toque de queda y personarse diariamente ante una comisaría, entregar su pasaporte a la Policía y permanecer en un domicilio de Suffolk que ha puesto a su disposición un amigo periodista.

Sobre el recurso contra la condicional presentado por las autoridades suecas, Stephens dijo hoy que demuestra que hay una conspiración contra su cliente.

Recordó que Assange es reclamado por Suecia por delitos menores de agresión sexual, que ni siquiera son punibles con la cárcel en Suecia y hasta ahora nunca han sido base de una petición de extradición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

yesyukan