martes, 14 de diciembre de 2010

wikileaks

Un genio nómada y rebelde

Los gobiernos tildan a Assange de irresponsable y antiguos colaboradores le cuestionan su personalismo; para otros, es una mente brillante; radiografía del ex hacker que hoy quedó detenido

Martes 7 de diciembre de 2010 | 11:10 (actualizado hace 7 días)
Un genio nómada y rebelde
Assange fue detenido en Londres. Foto Reuters

Genio y loco, humanitario y ególatra, según provengan de un detractor o de un seguidor, los calificativos que recibe el editor de WikiLeaks, Julian Assange, son siempre categóricos. Como en su vida, no hay medias tintas para definir a este hacker australiano de 39 años que revolucionó el mundo de las comunicaciones con la fundación del sitio que se propone ventilar los trapos sucios de gobiernos y otras instituciones de todo el globo.

La creación obedece quizás a la necesidad de mostrar con hechos, o con información, lo que teorizó durante años de la mano de autores como Franz Kafka: que las instituciones terminan por corromperlo todo.

O posiblemente se debió su necesidad irremediable de adquirir trascendencia y vivir al borde del nomadismo, con destinos tan variados como desconocidos, noches en hoteles bajo nombres falsos, tinturas de pelo varias y apariciones repentinas mediante videoconferencias, al borde de la clandestinidad.

Una forma de vida rodante a la que lo acostumbraron sus progenitores en su Australia natal, con un padre director teatral en continuo movimiento y un triste récord de matrículas en más de 37 colegios.

Críticas y detractores. En su fuga constante y su soberbia rebeldía, Assange arrastra a la estructura completa del sitio. Muchos de sus colaboradores lo están abandonando por que ven en él un comportamiento inestable y un delirio de grandeza sin par, según publicó el New York Times.

"Soy el corazón y el alma de esta organización, su fundador, filósofo, portavoz, codificador original, organizador, financiero y todo lo demás." -le dijo a un militante político británico que colaboraba con el portal- "Si tienes un problema conmigo, deberías renunciar", sentenció.

Si las deserciones continúan podrían paralizar a una organización que, según su propio fundador, cuenta con 40 voluntarios centrales y cerca de 800 seguidores, que en su mayoría no reciben sueldo.

A las críticas internas se suman una investigación de la justicia sueca y los cuestionamientos de gobiernos y otras instituciones.

Esta mañana, el australiano se entregó a Scotland Yard, después de que Interpol emitiera una orden de captura internacional, basada en un pedido de la fiscalía sueca, que investiga la denuncia de dos mujeres que lo acusan de abuso sexual.

Además, después de la difusión de 250.000 cables diplomáticos de Estados Unidos con comentarios y pedidos de investigación a varios líderes mundiales, los mismos mandatarios lo tildaron de irresponsable y de desprestigiar la tarea diplomática en general.

Amnistía Internacional y Reporteros sin Fronteras también pegaron el grito en el cielo aduciendo que la organización arriesgó la vida de personas al publicar blogs de guerra donde se identifica a afganos que trabajan con los estadounidenses o se desempeñan como sus informantes.

Una mente brillante. Sin embargo, quienes cuestionan el estilo o la falta de discreción de Assange también le reconocen una mentalidad de cuasi genio, capaz de mezclar sus conocimientos de ex hacker, matemático y físico para idear la compleja arquitectura informática y financiera que soportó ataques de distintos blancos.

Otros, destacan la valentía de poner en ridículo a la principal potencia mundial, de quebrar los secretos del Pentágono y de brindarle al periodismo aires nuevos, con una revolución tanto en la forma de construir como de difundir noticias, bajo la bandera de la pureza informativa y la tecnología.

"Al estar determinado por este camino y no transigir, terminé en una situación extraordinaria", declaró en una entrevista al NYT, en octubre último, en la que reconoció ser un inadaptado social, que por poco casi no logra escapar de la cárcel cuando lo encontraron culpable de 25 cargos por piratería informática en 1995.

De aquel joven hacker rebelde que abominaba las jerarquías sobrevive en el adulto Assange la temeridad de enfrentarse a los poderes mundiales. De hecho, en una de sus últimas apariciones públicas, en un chat con periodistas del diario El País , después de que los principales medios del mundo le dedicaran tapas por semanas debido a la difusión los cables secretos, el australiano reconoció que recibió amenazas de todo tipo para él y su familia.

"La situación ha cambiado recientemente al extenderse las amenazas a nuestros abogados y a mis hijos. No obstante, son los llamamientos específicos a nuestro asesinato, secuestro y ejecución por parte de las elites de la sociedad norteamericana lo que resulta más preocupante. Va desde la iniciativa de John Ensign en el Senado para declararnos amenaza transnacional hasta los llamamientos al asesinato de Marc Thessian, el hombre que escribía los discursos a Bush, y a Bill O'Reilly en las noticias de Fox", sentenció.

Tal vez guiado por ese coraje, Assange se entregó hoy a la policía británica en el marco de la investigación que le sigue la justicia sueca por supuesto abuso sexual y deberá comparecer ante el tribunal de primera instancia de Westminster.

Sea cual sea su suerte, nadie logrará rearmar el ovillo que comenzó a desatar en 2006 este hacker brillante, quien seguramente se atrevería a revelar secretos gubernamentales aún desde la cárcel.

Con un presupuesto de un millón de dólares, WikiLeaks, fundado en 2006, se nutre económicamente con los aportes de unos 10.000 donantes anónimos que no pueden entregar a la organización más de 30.000 dólares por cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

yesyukan