domingo, 20 de diciembre de 2009

¡Viva la Crisis!



La mente oriental, más holística y menos dicotómica, parece comprender mejor las oportunidades de la crisis, al definirla como cambio y oportunidad.
En el programa "pasapalabra" el término "crisis" se definió la otra noche más bien como situación difícil y tal...
Pienso que a esas dimensiones (orientales) de la idea de crisis habría que mimarlas, pues nos abren más puertas de las que nos cierran; hablar de dificultad y no hablar de oportunidades es cerrarnos al futuro inmediato, como suma abierta de posibilidades...
Claro que "mimar", en ese mismo programa televisivo, me dejó un sabor más bien amargo; si las definiciones dadas en ese programa siguen a la Real Academia de la Lengua, pues más a nuestro favor para proponer, como ya hemos hecho, UNA ITV PARA EL LENGUAJE, COMO VEHÍKULO DE LA COMUNICACIÓN.

"Mimar" para esa "sacrosanta" academia tiene un significado de exceso. Creo recordar que citaba la palabra "conmiseración", como exceso al tratar a los niños... esos locos bajitos de los que habla Joan Manuel Serrat. Ya solo mirar la abundancia de "EMES" que caracteriza a "MIMAR", para darnos cuenta de su estrecho parentesco neurosemántico con "MAMÁ" y toda su parentela.
Claro para el patriarcado que exhala un tal tratado (el DRAE), no es de extrañar este resultado, que ni nos da pena, pues a la velocidad que nos movemos es fácil prever los cambios (y oportunidades) que van a ir surgiendo al respecto.

"Todos los temas tratamos" (de una canción de Javier KRAHE) sería un buen lema para los contenidos de esta guay familia de blogs...

Como podría haber excesos en el mimar. ¿Acaso hay excesos en el follar? Quizá lo que sobra es el propio término "EXCESO", junto a todas las "EX-", al igual que sobraría, en una versión abreviada (que no censurada) (en todo caso "parentizada", estoes, decorada con paréntesis) del DRAE, el término "NECESIDAD" y sus derivados.

Resulta curioso contrastar la velocidad de cambio en muchos aspectos a nuestro alrededor, con la lentitud de respuesta cultural a otros niveles. Uno de ellos podría ser el DRAE, dada la supuesta importancia de un tal tratado para dilucidar las dudas en torno a esta lengua que es oficial en tantos paises. Otro campo ideal para embelesarnos con estos contrastes son las instituciones, tan ancladas en el pasado profundo. Por citar citemos las fórmulas religiosas aún usadas por doquier, por ejemplo en el derecho, cuando el o la juez siguen firmando bajo la expresión "DOY FÉ". Otro ejemplo muy ilustrativo del poder secular de las instituciones (religiosas) a través de un nada neutro lenguaje es el término "EXAMEN", en especial en su versión más memorística y por tanto traicionera. Intuitivamente "examen" parece querer decir "Amén hacia fuera". Y en la actual crisis tenemos un maravilloso ejemplo. La crisis es sistémica, pues afecta a muchas capas o estratos de nuestra cotidiana existencia. La crisis parece estar diciéndonos "Sin prisa pero Sin Pausa". Hay mucho por cambiar, tras tanto aprendizaje. Y podemos hacerlo. El discurso para estos cambios está más que volcado durante décadas, por numerosos pensadores y actores/as, que han ido poniendo su granito de arena, que a juzgar por el volumen acumulado podríamos hacerlo equivaler lo menos al desierto del Sáhara (¡Que Viva Aminetu y el Pueblo Saharahui!) de tanto que se ha escrito.

Piensen por un momento en la facilidad de pequeños cambios que a escala global resultan descomunales (qué curioso término: "descomunal"; parece decir hasta más allá de la comunidad).

Hablemos sucintamente de tres pequeños grandes cambios. Su coste cero (ceronomía, o economía de coste cero).

Instant-Democracy: se refiere simplemente a conseguir que las reuniones (todas) de nuestros representantes politicos sean transmitidas en directo y grabadas, por internet y por distintos medios de comunicación. Ya se sabe que "secretitos en reunión...es falta de educación".

Taxis colectivos: permitiría desahogar instantaneamente a nuestras sufridas carreteras y calles de los molestos atascos...

Instant-University: En general los centros educativos pueden conectar simultaneamente con multitud de otros centros educativos. El trabajo del profesorado se reduce, al verse apoyado por otras clases otros centros que participan en la enseñanza-aprendizaje. Los alumni se divierten y diversifican su aprendizaje (y lo que nos enseñan) al verse participados por gentes de cualquier confín de este ya pequeño mundo.

Hemos empezado por estas tres. Añadanle las aulas de sillas libres a las aulas, tal como exige la UE...

La expresión ¡viva la crisis! debe entenderse en sentido propositivo y positivo. Somos bien conscientes del maltrato desencadenado o incrementado en la sociedad por esta crisis galopante. Y por eso seguimos animando al personal, y a nosotrxs mismxs, con estas y otras propuestas...

¡Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

yesyukan