miércoles, 14 de julio de 2010

La Revolución Ecológica

Así,
Un Mogollón
Maduróooooooooooooooooooooooooooooo


HACIA UNA ECOLOGÍA POPULAR ARGENTINA

Propuestas en Ambiente y Ecología de ER
de la Región Centro de la Argentina

DOCUMENTO Versión Completa

E01
Título Completo del Documento

HACIA UNA ECOLOGÍA POPULAR ARGENTINA

Fecha de creación o modificación del Documento
(Fecha de la información que se brinda)

2001

Autor/a ///Entidad Autora

Nombre Autor Dr. Pablo Amestoy
Objeto Principal Entidad
Actividad Principal//Actividad Principal Entidad

Portal Bioceánico
Portal Bioceánico


HACIA UNA ECOLOGÍA POPULAR ARGENTINA

por Dr. Pablo Amestoy

Los cambios de toda índole, que los argentinos de buena voluntad deseamos que se efectúen en nuestra Patria, con el objeto de convertirla en la tierra que soñamos, sabemos o intuimos que están a nuestras puertas, pero sabemos también que tienen una cualidad nueva. Esta cualidad es, nada más y nada menos que una Revolución Ecológica.

  1. Miss BioDiversi tityti: Zoomusicology and musical universals

    28 Ago 2009 ... XIII Festival de Cine Español de Málaga, seguimiento en la Web · Identidad Andaluza .... Gay Málaga - COLEGA Málaga Blog, actualidad LGBT ...
    simbiodiversidad.blogspot.com/.../zoomusicology-and-musical-universals.html
  2. Miss BioDiversi tityti: The scientific revolution: a ...

    24 Ago 2009 ... XIII Festival de Cine Español de Málaga, seguimiento en la Web · Identidad Andaluza .... Gay Málaga - COLEGA Málaga Blog, actualidad LGBT ...
    simbiodiversidad.blogspot.com/.../scientific-revolution-historiographical.html
  3. Miss BioDiversi tityti

    5 Ago 2009 ... XIII Festival de Cine Español de Málaga, seguimiento en la Web · Identidad Andaluza .... Gay Málaga - COLEGA Málaga Blog, actualidad LGBT ...
    simbiodiversidad.blogspot.com/.../una-impresora-que-le-dice-otra-no-se-si.html
  4. SimBio Diviértete: Bachillerato Popular en el Barrio de la Boca

    9 Abr 2010 ... Gay Málaga - COLEGA Málaga Blog, actualidad LGBT ...... tusentío tela jinko television infinita temazcal teoria de kondratieff teoria de los ...
    simbiodiversidad.blogspot.com/.../bachillerato-popular-en-el-barrio-de-la.html
  5. co-pri = mi-co-no: No se me desmaYen que estamush en aPrillle

    Mis conclusiones sobre "La casa invisible" - Hace cuatro años fui invitado al festival de cine de Málaga con mi película "Un millón de amigos" y es entonces ...
    simbiodiversidad.blogspot.com/.../no-se-me-desmayen-que-estamush-en.html - En caché
  6. Miss BioDiversi tityti: Delincuentes y Víctimas: Todos Víctimas

    XIII Festival de Cine Español de Málaga, seguimiento en la Web · Identidad Andaluza .... Gay Málaga - COLEGA Málaga Blog, actualidad LGBT ...
    simbiodiversidad.blogspot.com/.../delincuentes-y-victimas-todos-victimas.html
  7. Miss BioDiversi tityti: Fwd: [la magia de gearry poker] As.So.Pe.Eu.

    XIII Festival de Cine Español de Málaga, seguimiento en la Web · Identidad Andaluza · LA VERSIÓN OFICIAL DEL 11-S ES UNA “GRAN MENTIRA” ...
    simbiodiversidad.blogspot.com/.../fwd-la-magia-de-gearry-poker-assopeeu.html
  8. Miss BioDiversi tityti: A la fundación Francisco Cobos

    3 Abr 2009 ... Trabajo, desde hace 30 años en la Universidad de Málaga, ...... la detal manera tusentío tela jinko television infinita temazcal teoria de ...
    simbiodiversidad.blogspot.com/2009/04/la-fundacion-francisco-cobos.html
  9. Miss BioDiversi tityti: CONTEST “LIBERTARIAN PEDAGOGY”

    1 Jun 2009 ... XIII Festival de Cine Español de Málaga, seguimiento en la Web · Identidad Andaluza .... Gay Málaga - COLEGA Málaga Blog, actualidad LGBT ...
    simbiodiversidad.blogspot.com/2009/06/contest-libertarian-pedagogy.html
  10. co-pri = mi-co-no: Para leer emporraos

    Andamos por málaga, y solemos hablar más de este territorio, quizás, pero como gaya es un pañuelo, pues eso... Nos gusta llamarlo también patido pubiko ...
    simbiodiversidad.blogspot.com/.../para-leer-emporraos.html - En caché

Si dejáramos, sin más, allí la definición, la confusión sería mayúscula y se pensaría, mayoritaria o totalmente, que nos hemos refugiado, como tantos desencantados, solo en la defensa del ecosistema natural. Otros moverían significativamente su índice sobre la sien o pensarían que carecemos de la seriedad suficiente.

No obstante la definición dada es exacta, veraz y abarcadora. Se ha dado en llamar ecología, en estos últimos momentos del desencanto de sí misma de la modernidad (postmodernismo), a aquellos “parches”, protestas, denuncias y también desvaríos, de ciertos sectores o gentes que han hecho del cuidado de los bebés ballenas, las morsas, los delfines o los tigres; la ionosfera, los bosques o las aguas, la meta política y social de su actividad privada y/o pública. Motivo de grandes negocios, penetración cultural, informativa y económica, la susodicha moda ha pasado a integrar un tropo más de la contracultura de la “globalización” en manos de los Estados de los países centrales, los usureros, los empresarios “avisados”, las oligarquías y los tontos útiles o inútiles de toda laya. Han convertido a la Ecología, como siempre, los menos....¡en un gran negocio!

Qué tendrá que ver entonces la ecología con una revolución de carácter nacional, popular y social?...

Proponemos contestar a esta pregunta siguiendo un cierto orden:

1.- Se supone que la ecología es el estudio y el consiguiente conocimiento, con enunciación de “leyes” a la manera de las ciencias positivas, del o los ecosistemas o hábitats, o de los llamados “nichos ecológicos”, que conforman la biosfera del planeta o dicho de otra forma, las diversas ordenaciones de toda vida en relación con la tierra, el agua, la atmósfera, el clima y el movimiento planetario y sus interactuaciones en cada lugar geográfico particular. Sin olvidar la influencia de la presencia del hombre y sus comunidades, costumbres, actividades, cultura, alimentación, economía, etc.

2.- Pero esta Ecología construida sobre las pautas de las llamadas “ciencias positivas”, expone, porta y exhibe, una constitución metodológica, orgánica, descriptiva y finalmente propone acciones prácticas, programáticas e informativo-propagandísticas, de claro corte mercantilistas, con las consecuencias de esperar en cuanto a sus actitudes respecto del hombre mismo y de su supervivencia, y lo que es mucho peor, en relación con sus resultados.

Se ha convertido así, en un arma más, peligrosa y mortal para los pueblos y las naciones periféricas, es decir para la inmensa mayoría de la humanidad, en manos del llamado “primer mundo”. La “objetividad científica” y el “riesgo de envenenar el planeta” con la “desaparición de especies”, etcétera, postulan, ni más ni menos, que la desaparición del hombre o al menos de estos molestos “atrasados que envenenan la atmósfera de todos” o que dilapidan los “preciosos recursos naturales no renovables” en sus experiencias e intentos de querer vivir mejor y comer todos los días, educar a sus hijos, tener un techo, salud seguridad y futuro. Además, -¡oh atrevimiento!- también quieren ser libres y soberanos. La ecología primermundista, globalizante, maltusiana y agónica, como casi todos los “productos” de una Civilización en su ocaso, nos convoca al suicidio colectivo a los seres humanos, eso sí, mestizos de sangre y/o de cultura, para tener un planeta “limpio” y reservado a sus expansiones cinegéticas y turísticas; limpio sí, pero de Humanidad.

3.- Pero hay otra Ecología, que es una Ecología verdadera, y que no excluye a nadie de su saber, de su método, de sus objetivos y de sus programas. De ella vamos a tratar ahora.

No existen dudas del riesgo en que se encuentran muchas especies animales y vegetales, terrestres, marítimas, fluviales y aéreas, el entorno natural de bosques, los bosques mismos, el suelo, ríos, hielos, atmósfera, es decir, la Tierra misma en su carácter planetario. Esto es verdadero. Es así. Tampoco hay dudas respecto del riesgo de desaparición en que se encuentra la especie humana (h.sapiens) en continentes enteros, como África, vastas regiones de América y de Asia.

Obviamente, la responsabilidad o culpabilidad de todo esto hay que buscarla donde se encuentra. La búsqueda del máximo beneficio sin límites, la apropiación de los bienes de la Humanidad por un pequeño grupo de usureros (que apenas pasan las 300 familias), la radicalización del individualismo, insolidario y autista, las ideologías de soporte de esa situación, la contracultura y su propagación por los medios de comunicación globales, al fin y a la postre, la malignidad consciente y la mentira sistemática, que conlleva la injusticia, que la humanidad toda tolera como un terremoto o una epidemia, son los auténticos responsables de los desastres ecológicos que sufrimos todos.

4.- Pero no acaba allí la cuestión, todo hombre sobre la tierra vive en un determinado “nicho ecológico”, como toda vida. Pero además, el hombre solamente ES, en la historia. Es decir, su realización, en tanto humanidad, ES en la historia y lo es también en tanto persona, familia y comunidad nacional y cultural.

Sabiendo entonces quien o quienes son los responsables del deterioro de la vida y del ecosistema del planeta, sabremos también que son los mismos responsables del deterioro, empobrecimiento, distorsión o aún desaparición del “nicho eco-histórico”, de hombres, comunidades y pueblos o naciones enteras. La especial malignidad e hipocresía (el cinismo cultural de nuestro tiempo), que deteriora el ecosistema natural destruye, por los mismos motivos y en sus mismas operaciones, el ecosistema histórico-cultural de personas pueblos y naciones, como lo ha hecho la ambición neocolonial en África y lo hacen el narcotráfico y la usura, con sus amplias secuelas, en América y en particular en la Argentina.

5.- Tiempo hubo, hasta que la humanidad desarrolló su comprensión y su dominio (dicho esto último no en el sentido de apropiación de lo que no era de él, sino en el sentido bíblico de dominar el arte de una relación armoniosa con su entorno) de carácter progresivo sobre la naturaleza, tiempos en que el Ecosistema Natural se imponía e imponía sus leyes sobre y en la historia. El ecosistema histórico-cultural estaba sometido a esas condiciones en su desenvolvimiento. El avance y expansión de la Civilización, modificó esa relación, invirtiéndola. La primacía del ecosistema histórico-cultural es hoy, claramente visible y desgraciadamente llega en el momento en el que un grupo de saqueadores pretende apoderarse del planeta, globalización mediante, dándole al ecosistema natural, el mismo tratamiento, que al ecosistema histórico-cultural.

No hay distinción posible, en este punto del desarrollo de la humanidad, entre ecosistema histórico y ecosistema natural. Es imposible preservar uno –el natural- mientras se aniquila el otro –el histórico- aunque es lo que intenta la “ecología globalizante y primermundista”, pseudo-ciencia encaminada firmemente a reforzar las cadenas de una humanidad disminuida e incapaz de resistirse por males “endémicos” y catástrofes históricas provocadas directa o indirectamente.

El afán de lucro sin límites, proponiéndose la apropiación de la Humanidad misma, más que de los bienes de cualquier tipo, que sólo serían así un pretexto, pretende una vía o una táctica para rendirnos.

6.- La filosofía clásica alemana, generadora de pensamientos e ideologías en Europa Central (Filosofía de la Naturaleza, Hegel), antes de la primera mitad del Siglo XIX, hace una distinción entre naturaleza e historia, que sufren luego un interesante avatar conceptual. Los autores de esa época definen a la historia como una obra del espíritu, de la conciencia y de la libertad del hombre, cuestiones en que se transforma el concepto del libre albedrío del ser creado. Y definen a la naturaleza como el campo de lo material y de la rígida ley de la determinación en ausencia de conciencia y, por consiguiente, de libertad. No obstante, la llamada post-modernidad, esta decadente y patética cabriola final que intenta a modo de último adiós, lo que fue la Civilización Greco-Romana-Judeo-Cristiana, pareciera concebir a la historia sin –volviendo al mejor concepto- libre albedrío, ya que aparentemente, nada se puede hacer para modificar este campo de concentración en el que creen habernos metido.

De esta manera, el hombre, la Humanidad toda, pierde su capacidad de “hacer historia”, las personas de SER en la historia y los pueblos, su misma identidad y personalidad histórico-cultural, ya que el dios mercado no reconoce, naciones, culturas, diversidades ni unidades identificadas e identificables, fuera de su contabilidad. Por otro lado pretenden aplicarnos las llamadas “leyes de la naturaleza”, e intentan otorgarle a la misma –ecología primermundista mediante- una especie de conciencia y de libertad, superior a la del hombre y a la que este debe someterse sin más, en aras de la “conservación del planeta”, aunque muera de anomia, hambre o endemias de cuño bíblico. Mágicamente entonces la historia se ha convertido en “natural” y la naturaleza se ha “historificado”. He aquí entonces una de las trampas que se nos han tendido.

Procedamos en consecuencia a desarmarla ya que sabemos que el daño al ecosistema natural, es una consecuencia de la destrucción del ecosistema histórico cultural y éste, consecuencia de la destrucción –o del intento de ello- del hombre mismo.

7.- La posibilidad de revertir la situación descripta, de realizar los cambios que los argentinos deseamos, es decir de llevar adelante una verdadera revolución, está en el hecho concreto de proponerse reconstruir el ecosistema histórico y el natural, comenzar hoy mismo a construir una forma histórica que sea capaz de desarrollar las potencialidades del hombre argentino, dentro del desenvolvimiento de su propia raigambre cultural, dominando la relación de armonía con la naturaleza, protegiéndola de sus propios excesos, y de los ajenos, con el empleo de todo el instrumental técnico de que se dispone, con las únicas limitaciones que le impone la misión de “poblar y henchir la tierra”, como hogar de la humanidad y de nuestra patria, como hogar de los argentinos actuales y futuros.

Una Revolución como la que anunciamos, es tarea de varias generaciones y deberá contar, sin lugar a dudas del concurso organizado del Pueblo o lo que es lo mismo de su participación cotidiana en la generación de cultura y de historia. Deberá ser origen y también continuidad de procesos de carácter profundo y también superficiales, que se resolverán en tiempos conocidos o ignorados, previsibles y programables y otros ni siquiera imaginados. Pero que indudablemente han tener como actor principal al hombre como persona humana.

El hombre, en tanto persona, deberá disponer entonces de un “nicho histórico” donde pueda vivir y desarrollar su personalidad sin descuidar, bajo ningún concepto, su hábitat natural, es decir su “nicho ecológico natural”. Si lo hiciere, no solo amenazaría su supervivencia histórico-cultural, sino que sería demostrativo de que su “sistema”, es nocivo, malo, para la naturaleza, por que es malo para todos los hombres. Nada que sea malo para el hombre, puede ser bueno para la naturaleza, y viceversa, nada que sea malo para la naturaleza es bueno para el hombre.

Así, la recreación de nuestro sistema histórico-cultural (integral) exige también el abandono de las categorías ideológicas, los modos y las formas, aún políticas, de la modernidad agonizante y la paralela asunción de nuestra propia modernidad, que no es otra cosa que la asunción, previa lectura y comprensión, no meramente histórico-político, del desarrollo del espíritu del pueblo argentino y del pueblo mismo a lo largo de los últimos 200 años. Aquí encontraremos las bases de una doctrina argentina, superadora de esquemas ideológicos de la Civilización que muere, producto de la praxis del pueblo argentino y también las bases para la asunción de un estilo, el compromiso con una empresa, la comprensión de un espíritu y la concreción de las formas culturales, sociales políticas y económicas en el quehacer histórico presente y futuro. Implica formular en el hoy de hoy, mucho más que la Argentina que queremos, la que es posible dentro de los límites trazados, entrelazados y autosostenidos que las cuestiones enumeradas configuran y proyectan.

La eliminación de las causas del deterioro del ecosistema histórico-cultural –que de esta forma es uno solo- consiste en someter el mal –que habita inevitablemente en el hombre mismo- al bien común de personas, familias, comunidades, naciones y continentes, fundando así, frente a una Civilización agonizante, una Nueva Civilización que para muchos se avizora ya junto al próximo milenio.

La Ecología Argentina, deberá ser o es ya en definitiva, una Ecología Integral, histórico-natural, cuyo medio de realización es una verdadera Revolución Ecosistémica, de carácter nacional, popular y social.

No se trata de modelo ni de utopía, sino de matrices y paradigmas que, correlacionados e históricamente activos, reemplacen a los agónicos “modelos” actuales. Se trata de “portaciones” personales, y por lo tanto familiares, comunitarias y nacionales. Esta será, frente a lo engañoso y esclavizante que pretenden imponernos, nuestra sólida verdad, munidos de la cual, ningún accidente o avatar personal o histórico nos amilane o cambie, habida cuenta que dicho cambio solo puede serlo en nuestro propio beneficio y también en el de los que hoy nos niegan el derecho a la existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

yesyukan