martes, 28 de septiembre de 2010

Hiperconectividad En las Aulas


Mientras las empresas se preparan para el desafío, que parece inevitable ante la crisis global, galopante y duradera, ¿Qué es lo que las aulas hacen?

Nosotras vemos la hiperconectividad a tres niveles, encuentros en la primera fase, encuentros en la segunda fase y encuentros en la tercera fase.

A un primer nivel está la interacción dentro del aula. Interacción comunicacion sensorial, medida por las posibilidades de contactos directos entre la población, toda, del aula. Formación de grupos de trabajo. Conocerse todos a todas y vicerversa. Son demasiadas horas juntas como para que al final de curso, a lo mejor se conozcan, y hayan tratado poco entre sí. Se cuece el conocimiento y el aprendizaje comunitario dentro del aula. Cuando las sillas están liberadas del suelo y pueden moverse, también lo harán los alumnos. Se mueven y así contactan unos con otros. Así se juntan unos un día para formar un grupo y al día siguiente se van a juntar con otros. De esa manera se recicla y digiere conjuntamente el conocimiento en principio que desembucha por su boca y sus herramientas el profesor. Esta sería el primer nivel de hiperconectividad.

En un segundo nivel tenemos las tecnologías llamadas de información y comunicación. Que pues se añaden a las tecnologías que por defecto poseen los alumnos y que acabamos de nombrar, y constituyen un segundo nivel de complejidad y de hiperconectividad. Ahora igual que nos juntamos con pepito que no conocía, estoy charlando vía Chat con Jaimita, que desde Puerto Rico está atenta, como nosotras, al desarrollo de lo que pasa en nuestra aula, pues nuestra aula está conectada vía Chat en ese momento con su aula, de forma que este nivel de hiperconectividad, convierte pues dos aulas trasatlánticas, a miles de kilómetros, en una misma aula. Que conste que ambas capas de hiperconectividad, digamos la biológica (directa) y la digital o virtual, a través del chat, se superponen, de forma que a una mayor familiaridad con las demás personas que comparten tu aula, va a venir acompañada de una mayor familiaridad en el trato y la comunicación con la Jaimita de Puerto Rico, del Otro Lado del Atlántico.

En un tercer nivel, que queremos dejar claro que es acumulativo, de forma que la suma o multiplicación, por la coexistencia, de ambos niveles de hiperconectividad, ya vistos, crea un paisaje comunicativo mixto donde las posibilidades y la creatividad del aprendizaje y de la comunicación se incrementan exponencialmente. En un tercer nivel, el objetivo es la sensosfera. Se comprende mejor cuando los alumnos salen fuera de clase y trabajan fuera, aunque sea en un jardín cercano.

La hiperconectividad tipo tres, que añade la sensosfera a la hiperconectividad tipo uno, la del contacto e interrelación física entre los alumnos, y a la hiperconectividad tipo dos, que hiperconecta nuestra aula con cualquier aula del mndo, incluso en tiempo real, sigue multiplicando y añadiendo complejidad a la cuestión, y por tanto eficiencia y productividad, tanto en energía, materiales, como económicamente. Dado el bajísimo coste añadido que supone ponerlas en marcha, pues las tecnologías subyacentes ya existen, previamente, pues ya han sido desarrolladas.

¿Qué cuesta un Chat? Lo digo porque cuando buscas información sobre hiperconectividad entre las aulas, cuesta mucho trabajo encontrar datos o información al respecto. Pues casi toda la información es comercial, o al menos se presenta con una estructura que parece heredada de la mentalidad previa a la Web 2.0, o al mundo nativo digital. Estructura no compleja, sino complicada. Parece estar diseñada desde inmigrantes digitales y no nativos. Aunque vaya destinada supuestamente hacia nativos, y hacia inmigrantes digitales que se apuntan al carro.

Lo mismo podríamos decir de la hiperconectividad de tipo 1. Porque la mayoría de las aulas siguen ancladas en la esclavitud de estar las bancas fijadas al suelo, y si ese no fuera el caso, se podría decir que una mayoría de aulas de sillas libres, a pesar de sus posibilidades, siguen funcionando como si siguieran esclavas por tornillos al suelo, y colocadas jerarquicamente.

Para desarrollar la hiperconectividad de tipo tres, la sensosfera, hemos desarrollado diversas herramientas, como el servidor mokoputomoko, el sistema matematico infimóniko, el código copylife, y el sistema operativo mimouX. De los que hay información en la Web.

En las redes del servidor mokoputomoko, está integrado tu cuerpo, al que podríamos llamar un driver. Es una red multidimensional. De sensaciones. Nos gusta llamarle Mundo, o Web 0.0. Desde luego las perspectivas de toda la filosofía 2.0 se aproximan bastante a lo que hablamos. La Sensosfera, y el servidor mokoputomoko son un pasito más. Pero la perspectiva básica, de feed-back, de interacción, es la misma. Solo que ahora en vez de hablar de mi, como usuario de un ordenador, u otro cacharro, se trata de verme a mí mismo danzando sensorialmente en el ecosistema. La hiperconectividad en la sensosfera está construida por las sensaciones. El conjunto de sensaciones es la sensosfera. Pero amigo. Con la iglesia hemos topado. Pues la sensosfera, y por tanto, las sensaciones, son tan fugaces como lo qe son al fín y al cabo. Ondas es lo que son. Con el mokoputomoko tu empoderamiento está garantizado desde la biología cuántica, por tanto. Aquí adoptamos un enfoque biológico cuántico del tipo top to down. De arriba abajo. Sabéis que los biólogos cuánticos más formales tratan sobre todo de mundos pequeñajos, de varios amstrongs... No, aquí nos gusta lo grande, caballo grande ande o ono ande. Y así, nos montamos en nuestra vida cotidiana y nos hacemos cazadores. Cada día, tarde y noche. Y cazamos sensaciones. Es lo mismo que hacemos cada día, pero añadiendo paulatinamente un poco más de atención.

Sensación es cualquier cosa. Una vida se compone de vivencias. Y estas de sensaciones. A lo que asistimos inpertérritos en cada segundo vital es a un barullo enorme de ondas. La cuestión se resume en aprender disfrutonamente a pasar de ser observadores pasivos a participantes activos en la sensosfera.

El interés que presenta reconectarse activamente con este nuevo disco duro que llamamos sensosfera es porque ese cúmulo de información, de cambios, de matices, de bits, de fluires, de ondas, de procesos, con los que pr cierto llevamos conviviendo toda nuestra vida y muchas vidas ancestras más, funciona como inputs, o entradas activas, que van a influir tanto en nuestros pensamientos, nuestro lenguaje y nuestra acción. Somos cazadores de dimensiones, simetrías y ritmos. El servidor mokoputomoko funciona por magia simpática. Tu trabajo es mínimo, pues detrás de todas estas ventajas de observación que disfrutamos ahora, están muchos miles de años y millones de experiencia de generaciones humanas y demás sobre este planeta. Tú, ese cuerpo que te constituye, ahora, es el resultado de todas esas infinitas interacciones sensoriales. No es que tu cuerpo esté hecho para sentir, o percibir. Es más. Es que tu cuerpo ES EL RESULTADO, como proceso, de toda esa coevolución. Tus sentidos se constryen sintiendo, percibiendo, en una malla multidimensional, en la que fluimos, no solo sin problemas, sino que es nuestro sostén, nuestra, digamos sustentabilidad. Pues si esa malla sensacional nos construye, tener consciencia de ello nos lleva a fluir, cada vez con más soltura, como parte que somos de ese entramado. De hecho William James dice que somos un manojillo de sensaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

yesyukan