sábado, 16 de octubre de 2010

El Santo Grial de la Consciencia

El Santo Grial del Inconsciente

* Twitter
* Entra para E-Mail
* Imprimir
* Una sola página
* CompartirCerrar
o Linkedin
o Digg
o Mixx
o MySpace
o Yahoo! Buzz
o Enlace permanente
o

Publicado: 16 de septiembre 2009



El Santo Grial del Inconsciente

Publicado: 16 de septiembre 2009

Esta es una historia acerca de un libro de casi 100 años de edad, encuadernado en cuero rojo, que ha pasado el último cuarto de siglo de distancia secretada en una bóveda de un banco en Suiza. El libro es grande y pesado y su columna vertebral está grabado con letras de oro que dicen "Liber Novus, "Que en latín significa" nuevo libro. "Sus páginas están hechas de pergamino grueso de color crema y llena de pinturas de las criaturas de otro mundo y los diálogos escritos a mano con los dioses y los demonios. Si usted no sabía que la vendimia del libro, es posible que se confunda para un tomo medieval perdido.

Saltar a la siguiente párrafo
Henri Cartier-Bresson

Multimedia

Gráfico

Relacionados

Notas: El Santo Grial del Inconsciente (4 de octubre de 2009)

Temas de veces: Carl Gustav Jung

Bien por The New York Times Désirée

COMPARTIR EL LEGADO De izquierda a derecha, Pedro y Andrés Jung y Hoerni Ulrich, nietos de Carl Jung, en la casa de Jung en Küsnacht, Suiza.

Y sin embargo, entre los pesados del libro cubre, una historia muy moderna se desarrolla. Se va de la siguiente manera: patines hombre en la mediana edad y pierde su alma. El hombre va en busca de alma. Después de muchas dificultades instructivo y la aventura - que tienen lugar en su totalidad en la cabeza - en que se encuentre de nuevo.

Algunas personas sienten que nadie debería leer el libro, y algunos piensan que todo el mundo debería leerlo. La verdad es que nadie sabe realmente. La mayor parte de lo que se ha dicho sobre el libro - lo que es, lo que significa - es el producto de conjeturas, porque desde el momento en que se inició en 1914 en una ciudad más bien pequeña en Suiza, parece que sólo alrededor de dos docenas de personas han logrado para leer o incluso tienen mucho de un vistazo.

De los que lo vi, al menos una persona, una educación inglesa que se dejó de leer algunos de los datos en la década de 1920, pensó que celebró infinita sabiduría - "Hay gente en mi país que lo lea de principio a fin sin detenerse a respirar apenas ", escribió -, mientras que otro, un tipo literario de renombre que se vislumbra poco después, que consideró a la vez fascinante y preocupante, concluyendo que era el trabajo de un psicóticos.

Así que durante la mayor parte del siglo pasado, a pesar de que se cree que es la obra fundamental de uno de los grandes pensadores de la época, el libro ha existido más que nada como un rumor, mimado detrás de las madejas de su propia leyenda - venerado y desconcertados por sólo desde una gran distancia.

Es por eso que una lluviosa noche de noviembre de 2007, me embarqué en un vuelo de Boston y se dirigió hasta las nubes me desperté en Zurich, tirando hacia arriba de la puerta del aeropuerto aproximadamente a la misma hora en que la rama principal de la Unión de Bancos Suizos, que se encuentra en la calle Bahnhofstrasse elegante de la ciudad, a través de Tommy Hilfiger y cerca de Cartier, se estaba abriendo sus puertas para el día. Un cambio estaba en marcha: el libro, que había pasado los últimos 23 años encerrada en una caja de seguridad en una de las bóvedas subterráneas del banco, justo entonces se estaba envuelto en un paño negro y cargado en una maleta discreto de aspecto acolchado sobre ruedas. Se rodó a continuación, los guardias, salir a la luz del sol y aire puro, frío, donde se cargó en un coche que estaba esperando y llevado lejos.

Esto puede sonar, Me doy cuenta, como el comienzo de una novela de espías o una travesura banco de Hollywood, pero es más bien una historia sobre el genio y la locura, así como la posesión y la obsesión, con un objeto - este libro antiguo, raro - patinaje entre esas cosas. Además, hay un montón de junguianos involucrados, una especie de pensadores que adhieren a las teorías de Carl Jung, El psiquiatra suizo y autor del libro de cuero rojo. Y junguianos, casi por definición, tienden a ser entusiastas en cualquier momento algo previamente oculto se revela, cuando lo ha estado bajo tierra por fin llega a la superficie.

Carl Jung fundó el campo de la analítica psicología y, junto con Sigmund Freud, Fue responsable de popularizar la idea de que la vida interior de una persona no merece apenas atención, pero la exploración dedicados - una noción que desde entonces ha impulsado decenas de millones de personas en la psicoterapia. Freud, que comenzó como maestro de Jung y más tarde se convirtió en su rival, el general se considera que la mente inconsciente como un almacén para los deseos reprimidos, lo que podría ser codificado y patologizada y tratados. Jung, con el tiempo, vino a ver a la psique como un ser espiritual y el lugar intrínsecamente más fluido, un océano que podrían ser capturadas por la iluminación y la curación.

Sea o no lo habría querido de esta manera, Jung - quien se consideraba un científico - es hoy más recordado como un icono de la contracultura, un defensor de la espiritualidad fuera de la religión y el último campeón de los soñadores y los solicitantes de todo el mundo, que le ha valido tanto el respeto póstumo y el ridículo póstuma. las ideas de Jung sentó las bases para el test de personalidad ampliamente utilizado de Myers-Briggs e influyó en la creación de Alcohólicos Anónimos. Sus principios fundamentales - la existencia de un inconsciente colectivo y el poder de los arquetipos - se han filtrado en el dominio más amplio de pensamiento de la Nueva Edad, mientras que se mantiene más al margen de la psicología.

Un hombre grande con gafas de montura metálica, una risa en auge y una predilección por la experimentación, Jung estaba interesado en los aspectos psicológicos de sesiones de espiritismo, la astrología, la brujería. Podría ser jocoso e impaciente también. Era un orador dinámico, un oyente empático. Tenía un recurso famoso magnética con las mujeres. Trabajo en el hospital psiquiátrico de Zurich Burghölzli, Jung escuchó con atención a los delirios de los esquizofrénicos, creyendo que tenían pistas sobre los dos verdades personales y universales. En casa, en su tiempo libre, que estudió minuciosamente Dante, Goethe, Swedenborg y de Nietzsche. Comenzó a estudiar las culturas la mitología y el mundo, aplicando lo aprendido a la transmisión en vivo desde el inconsciente - alegando que los sueños que ofrece un relato rico y simbólico procedente de las profundidades de la psique. En algún momento, él comenzó a ver el alma humana - no sólo la mente y el cuerpo - que requieren cuidados específicos y el desarrollo, una idea que le empujó en una provincia ocupado durante largo tiempo por los poetas y sacerdotes, pero no tanto por los médicos y los científicos empíricos.






(Página 2 de 10)

Jung pronto se encontró en la oposición no sólo a Freud, sino también a la mayor parte de su campo, el psiquiatras que constituyen la cultura dominante en la época, hablando el lenguaje clínico de los síntomas y el diagnóstico detrás de los cerrojos de las salas de asilo. La separación no fue fácil. Como sus convicciones comenzaron a cristalizar, Jung, que fue en ese momento un hombre aparentemente exitosa y ambiciosa con una familia joven y una próspera práctica privada y una casa grande y elegante a orillas del lago de Zurich, sintió que su propia psique empieza a tambalearse y diapositivas, hasta que finalmente fue objeto de dumping en lo que se convertiría en una crisis que altera la vida.
Saltar a la siguiente párrafo
Ampliar esta imagen
Bill Cramer por The New York Times

Qué soñaste? Esteban Martin, analista junguiana y director de la Fundación Filemón, que ayudó a que el Libro Rojo publicado.
Multimedia
Gráfico
Relacionados
Notas: El Santo Grial del Inconsciente (4 de octubre de 2009)
Temas de veces: Carl Gustav Jung

Lo que pasó junto a Carl Jung, se ha convertido, entre los junguianos y otros estudiosos, el tema de soportar la leyenda y controversia. Se ha caracterizado como una enfermedad de diversas maneras creativas, un descenso a los infiernos, un ataque de locura, un narcisista de la auto-deificación, una trascendencia, una crisis de mediana edad y un reflejo de agitación interior de la agitación de la Primera Guerra Mundial En cualquier caso, en 1913, Jung, que entonces tenía 38 años, se perdió en la sopa de su propia psique. Estaba atormentado por visiones inquietantes y oyó voces interiores. Lidiando con el horror de algunos de lo que vio, se preocupó en los momentos que era, según sus propias palabras, "amenazado por una psicosis" o "hacer un la esquizofrenia.”

Más tarde sería comparar este período de su vida - esta "confrontación con el inconsciente", como él lo llamó - para un experimento de la mescalina. Describió sus visiones ha venido en un "flujo incesante." Se los comparó con la caída de rocas en la cabeza, con tormentas eléctricas, con lava fundida. "A menudo tuvo que aferrarse a la mesa", recordó, "para no desmoronarse."

Si hubiera sido un paciente psiquiátrico, Jung podría haber dicho que había un trastorno nervioso y anima a ignorar el circo pasa en la cabeza. Pero, como un psiquiatra, y uno con una racha rebelde decididamente, trató en lugar de derribar el muro entre su propio racional y su psique. Durante unos seis años, Jung trabajó para evitar que su mente consciente de bloquear lo que su mente inconsciente quería mostrar. Entre las citas con los pacientes, después de cenar con su esposa e hijos, cada vez que había una hora o dos de repuesto, Jung se sentó en un libro de la oficina alineados en el segundo piso de su casa e inducidos en realidad alucinaciones - Lo que él llamó ". Imaginación activa" "Para comprender las fantasías que se agitaban en mí 'underground'", Jung escribió más tarde en su libro "Recuerdos, Sueños, Reflexiones", "Yo sabía que tenía que dejarme caer en picado establecen en ellos. "Se encontró en un lugar liminal, tan lleno de abundancia creativa como lo fue del potencial de la ruina, creyendo que es la frontera misma recorrida por tanto locos y grandes artistas.

Jung lo grabó todo. En primer lugar tomando notas en una serie de pequeñas revistas, negro, a continuación, expuso y analizó a sus fantasías, escribiendo en un tono real, profética en el gran libro de cuero rojo. Los datos detallados de un viaje psicodélico a través descaradamente su propia mente, una progresión vagamente homérica de encuentros con personas extrañas que tienen lugar en un paisaje de ensueño curiosa, cambiando. Escribir en alemán, llenó 205 páginas de gran tamaño con la caligrafía elaborada y con tonos ricos, asombrosamente detalladas pinturas.

Lo que escribió no pertenecía a su canon de ensayos anteriores desapasionada, académico de psiquiatría. Tampoco era un diario sencillo. No se mencionaba a su esposa o sus hijos, o sus colegas, ni para el caso lo hizo utilizar cualquier lenguaje psiquiátrico en absoluto. En cambio, el libro era una especie de juego la moral fantasmagórica, impulsada por el propio Jung no quiere sólo para trazar un rumbo de los manglares de su mundo interior, sino también para tomar algunas de sus riquezas con él. Fue esta última parte - la idea de que una persona puede mover beneficiosa entre los polos de lo racional y lo irracional, la luz y la oscuridad, el consciente y el inconsciente - que siempre el germen de su obra posterior y por lo que la psicología analítica se convertiría en .

El libro cuenta la historia de Jung intentar hacer fracasar sus propios demonios, ya que surgió de las sombras. Los resultados son humillantes, a veces desagradables. En ella, Jung viaja a la tierra de los muertos, se enamora de una mujer que más tarde se da cuenta es su hermana, queda relegado por una serpiente gigante y, en un momento terrible, se come el hígado de un niño pequeño. ("Me trago con los esfuerzos desesperados - es imposible - una vez más, y una vez más - Casi me desmayo. - Se hace") En un momento dado, el diablo critica a Jung como odiosa.

Él trabajó en su libro rojo - y la llamó precisamente eso, el Libro Rojo - dentro y fuera de alrededor de 16 años, mucho después de su crisis personal había pasado, pero nunca logró terminarlo. Se activa con trastes sobre ella, preguntándose si a su publicación y el ridículo frente a sus pares de orientación científica o, para decirlo en un cajón y olvidarse de él. En cuanto a la importancia de lo que el libro contenía, sin embargo, Jung fue inequívoca. "Todos mis trabajos, toda mi actividad creativa", que recuerda más tarde, "ha venido de las fantasías y los sueños iniciales."

Jung, evidentemente, mantener el Libro Rojo encerrado en un armario en su casa en el suburbio de Zurich de Küsnacht. Cuando murió en 1961, no dejó instrucciones específicas acerca de qué hacer con él. Su hijo, Francisco, un arquitecto y el tercero de cinco hijos de Jung, se hizo cargo de llevar la casa y optó por dejar el libro, con sus reflexiones extrañas y pinturas elaboradas, donde estaba. Más tarde, en 1984, la familia se transfirió al banco, donde desde entonces se ha fulminado tanto como un activo y un pasivo.



(Page 3 of 10)

Anytime someone did ask to see the Red Book, family members said, without hesitation and sometimes without decorum, no. The book was private, they asserted, an intensely personal work. In 1989, an American analyst named Stephen Martin, who was then the editor of a Jungian journal and now directs a Jungian nonprofit foundation, visited Jung’s son (his other four children were daughters) and inquired about the Red Book. The question was met with a vehemence that surprised him. “Franz Jung, an otherwise genial and gracious man, reacted sharply, nearly with anger,” Martin later wrote in his foundation’s newsletter, saying “in no uncertain terms” that Martin could not “see the Red Book, nor could he ever imagine that it would be published.”
Skip to next paragraph
Multimedia
Graphic
Related
Letters: The Holy Grail of the Unconscious (October 4, 2009)
Times Topics: Carl Gustav Jung

And yet, Carl Jung’s secret Red Book — scanned, translated and footnoted — will be in stores early next month, published by W. W. Norton and billed as the “most influential unpublished work in the history of psychology.” Surely it is a victory for someone, but it is too early yet to say for whom.

STEPHEN MARTIN IS a compact, bearded man of 57. He has a buoyant, irreverent wit and what feels like a fully intact sense of wonder. If you happen to have a conversation with him anytime before, say, 10 a.m., he will ask his first question — “How did you sleep?” — and likely follow it with a second one — “Did you dream?” Because for Martin, as it is for all Jungian analysts, dreaming offers a barometric reading of the psyche. At his house in a leafy suburb of Philadelphia, Martin keeps five thick books filled with notations on and interpretations of all the dreams he had while studying to be an analyst 30 years ago in Zurich, under the tutelage of a Swiss analyst then in her 70s named Liliane Frey-Rohn. These days, Martin stores his dreams on his computer, but his dream life is — as he says everybody’s dream life should be — as involving as ever.

Even as some of his peers in the Jungian world are cautious about regarding Carl Jung as a sage — a history of anti-Semitic remarks and his sometimes patriarchal views of women have caused some to distance themselves — Martin is unapologetically reverential. He keeps Jung’s 20 volumes of collected works on a shelf at home. He rereads “Memories, Dreams, Reflections” at least twice a year. Many years ago, when one of his daughters interviewed him as part of a school project and asked what his religion was, Martin, a nonobservant Jew, answered, “Oh, honey, I’m a Jungian.”

The first time I met him, at the train station in Ardmore, Pa., Martin shook my hand and thoughtfully took my suitcase. “Come,” he said. “I’ll take you to see the holy hankie.” We then walked several blocks to the office where Martin sees clients. The room was cozy and cavelike, with a thick rug and walls painted a deep, handsome shade of blue. There was a Mission-style sofa and two upholstered chairs and an espresso machine in one corner.

Several mounted vintage posters of Zurich hung on the walls, along with framed photographs of Carl Jung, looking wise and white-haired, and Liliane Frey-Rohn, a round-faced woman smiling maternally from behind a pair of severe glasses.

Martin tenderly lifted several first-edition books by Jung from a shelf, opening them so I could see how they had been inscribed to Frey-Rohn, who later bequeathed them to Martin. Finally, we found ourselves standing in front of a square frame hung on the room’s far wall, another gift from his former analyst and the centerpiece of Martin’s Jung arcana. Inside the frame was a delicate linen square, its crispness worn away by age — a folded handkerchief with the letters “CGJ” embroidered neatly in one corner in gray. Martin pointed. “There you have it,” he said with exaggerated pomp, “the holy hankie, the sacred nasal shroud of C. G. Jung.”


(Página 4 de 10)

Además de ejercer como analista, Martin es el director de la Fundación Filemón, que se centra en la preparación de las obras no publicadas de Carl Jung para su publicación, con el Libro Rojo como su proyecto central. Él ha pasado los últimos años agresiva, a veces evangelísticamente, la recaudación de dinero en la comunidad de Jung para apoyar a su fundación. La fundación, a su vez, ayudó a pagar por la traducción del libro y la adición de un aparato académico - una larga introducción y amplia red de notas - escrito por un historiador con sede en Londres llamado Sonu Shamdasani, quien se desempeña como editor general de la fundación y que pasó cerca de tres años convencer a la familia para apoyar la publicación del libro y que le permita acceso a ella.
Saltar a la siguiente párrafo
Multimedia
Gráfico
Relacionados
Notas: El Santo Grial del Inconsciente (4 de octubre de 2009)
Temas de veces: Carl Gustav Jung

Teniendo en cuenta el objetivo de la Fundación de Filemón para excavar y hacer papeles viejos pública Jung, CG - conferencias que pronunció en Psicología de Zurich Club o cartas no publicadas, por ejemplo - tanto Martin y Shamdasani, que inició la fundación en 2003, han trabajado para desarrollar una relación con el Jung familia, los propietarios y notoriamente porteros de protección de las obras de Jung. Martín se hizo eco de lo que casi todo el mundo que conocí posteriormente me dicen acerca de cómo trabajar con los descendientes de Jung. "A veces es delicada", dijo, y añadió a modo de explicación: "Ellos son muy suizos."

Lo que probablemente quiere decir con esto es que los miembros de la familia Jung que trabajan más activamente en el mantenimiento de bienes de Jung tienden a hacer las cosas con cuidado y con un énfasis sobre la privacidad y decoro y que en ocasiones se sorprendió por la relativamente descarada y de manera totalmente informal que junguianos de América - que es seguro decir que son los más ardientes de todos los junguianos - inyectarse en el negocio de la familia. Hay estadounidenses golpeando sin previo aviso en la puerta de la casa familiar en Küsnacht, los estadounidenses escalar la valla en Bollingen, la torre de piedra Jung construyó como residencia de verano más al sur en la costa del lago de Zurich. Estadounidenses pimienta Ulrich Hoerni, uno de los nietos de Jung, que gestiona editorial de Jung y los asuntos de archivos a través de una fundación familiar, casi todas las semanas de las solicitudes de permisos diferentes. La relación entre el Jungs y las personas que están inspirados por Jung es, casi por necesidad, una simbiosis compleja. El Libro Rojo - que por un lado se describe Jung auto-análisis y se convirtió en la génesis del método de Jung y por el otro era bastante extraño, posiblemente, para avergonzar a la familia - celebró una carga eléctrica determinada. Martin reconoció dilema de los descendientes. "Ellos son los dueños, pero no lo he vivido", dijo, describiendo el legado de Jung. "Es muy consternating para ellos, porque todos nos sentimos como si lo tienen." Incluso el psiquiatra de edad se parecía a reconocer la tensión. "Gracias a Dios soy Jung," se rumorea que una vez que dijo, "y no un junguiano."

"Este hombre, que era un bodhisattva", dijo Martin a mí ese día. "Este es el explorador más grande psíquica del siglo 20, y este libro cuenta la historia de su vida interior." Y añadió: "Se me pone la piel de gallina sólo de pensarlo." Tenía en ese momento aún no poner los ojos en el libro, sino para aquel que hace aún más tentadora. Su esperanza era que el Libro Rojo de que "revitalizar" la psicología de Jung, o por lo menos decidirse personalmente cerca de Jung. "¿Lo entiendes?", Dijo. "Probablemente no. ¿Va a decepcionar? Probablemente. ¿Se inspiran? ¿Cómo podría no?-Se detuvo un momento, parecía que pensar. "Quiero ser transformados por ella", dijo finalmente. "Eso es todo lo que hay."

El fin de precisar y decodificar el Libro Rojo - un proceso que él dice requiere más de cinco años de trabajo concentrado - Sonu Shamdasani tomó mucho tiempo, senderismo paseos por Hampstead Heath de Londres. Él sería traducir el libro de la mañana, y luego caminar kilómetros en el parque por la tarde, su mente tratando de seguir Jung del conejo camino había forjado a través de su propia mente.



(Page 5 of 10)

Shamdasani is 46. He has thick black hair, a punctilious eye for detail and an understated, even somnolent, way of speaking. He is friendly but not particularly given to small talk. If Stephen Martin is — in Jungian terms — a “feeling type,” then Shamdasani, who teaches at the University College London’s Wellcome Trust Center for the History of Medicine and keeps a book by the ancient Greek playwright Aeschylus by his sofa for light reading, is a “thinking type.” He has studied Jungian psychology for more than 15 years and is particularly drawn to the breadth of Jung’s psychology and his knowledge of Eastern thought, as well as the historical richness of his era, a period when visionary writing was more common, when science and art were more entwined and when Europe was slipping into the psychic upheaval of war. He tends to be suspicious of interpretive thinking that’s not anchored by hard fact — and has, in fact, made a habit of attacking anybody he deems guilty of sloppy scholarship — and also maintains a generally unsentimental attitude toward Jung. Both of these qualities make him, at times, awkward company among both Jungians and Jungs.
Skip to next paragraph
Multimedia
Graphic
Related
Letters: The Holy Grail of the Unconscious (October 4, 2009)
Times Topics: Carl Gustav Jung

The relationship between historians and the families of history’s luminaries is, almost by nature, one of mutual disenchantment. One side works to extract; the other to protect. One pushes; one pulls. Stephen Joyce, James Joyce’s literary executor and last living heir, has compared scholars and biographers to “rats and lice.” Vladimir Nabokov’s son Dmitri recently told an interviewer that he considered destroying his father’s last known novel in order to rescue it from the “monstrous nincompoops” who had already picked over his father’s life and works. T. S. Eliot’s widow, Valerie Fletcher, has actively kept his papers out of the hands of biographers, and Anna Freud was, during her lifetime, notoriously selective about who was allowed to read and quote from her father’s archives.

Even against this backdrop, the Jungs, led by Ulrich Hoerni, the chief literary administrator, have distinguished themselves with their custodial vigor. Over the years, they have tried to interfere with the publication of books perceived to be negative or inaccurate (including one by the award-winning biographer Deirdre Bair), engaged in legal standoffs with Jungians and other academics over rights to Jung’s work and maintained a state of high agitation concerning the way C. G. Jung is portrayed. Shamdasani was initially cautious with Jung’s heirs. “They had a retinue of people coming to them and asking to see the crown jewels,” he told me in London this summer. “And the standard reply was, ‘Get lost.’ ”

Shamdasani first approached the family with a proposal to edit and eventually publish the Red Book in 1997, which turned out to be an opportune moment. Franz Jung, a vehement opponent of exposing Jung’s private side, had recently died, and the family was reeling from the publication of two controversial and widely discussed books by an American psychologist named Richard Noll, who proposed that Jung was a philandering, self-appointed prophet of a sun-worshiping Aryan cult and that several of his central ideas were either plagiarized or based upon falsified research.

While the attacks by Noll might have normally propelled the family to more vociferously guard the Red Book, Shamdasani showed up with the right bargaining chips — two partial typed draft manuscripts (without illustrations) of the Red Book he had dug up elsewhere. One was sitting on a bookshelf in a house in southern Switzerland, at the home of the elderly daughter of a woman who once worked as a transcriptionist and translator for Jung. The second he found at Yale University’s Beinecke Library, in an uncataloged box of papers belonging to a well-known German publisher. The fact that there were partial copies of the Red Book signified two things — one, that Jung had distributed it to at least a few friends, presumably soliciting feedback for publication; and two, that the book, so long considered private and inaccessible, was in fact findable. The specter of Richard Noll and anybody else who, they feared, might want to taint Jung by quoting selectively from the book loomed large. With or without the family’s blessing, the Red Book — or at least parts of it — would likely become public at some point soon, “probably,” Shamdasani wrote ominously in a report to the family, “in sensationalistic form.”

For about two years, Shamdasani flew back and forth to Zurich, making his case to Jung’s heirs. He had lunches and coffees and delivered a lecture. Finally, after what were by all accounts tense deliberations inside the family, Shamdasani was given a small salary and a color copy of the original book and was granted permission to proceed in preparing it for publication, though he was bound by a strict confidentiality agreement. When money ran short in 2003, the Philemon Foundation was created to finance Shamdasani’s research.

Having lived more or less alone with the book for almost a decade, Shamdasani — who is a lover of fine wine and the intricacies of jazz — these days has the slightly stunned aspect of someone who has only very recently found his way out of an enormous maze. When I visited him this summer in the book-stuffed duplex overlooking the heath, he was just adding his 1,051st footnote to the Red Book.




(Page 6 of 10)

The footnotes map both Shamdasani’s journey and Jung’s. They include references to Faust, Keats, Ovid, the Norse gods Odin and Thor, the Egyptian deities Isis and Osiris, the Greek goddess Hecate, ancient Gnostic texts, Greek Hyperboreans, King Herod, the Old Testament, the New Testament, Nietzsche’s Zarathustra, astrology, the artist Giacometti and the alchemical formulation of gold. And that’s just naming a few. The central premise of the book, Shamdasani told me, was that Jung had become disillusioned with scientific rationalism — what he called “the spirit of the times” — and over the course of many quixotic encounters with his own soul and with other inner figures, he comes to know and appreciate “the spirit of the depths,” a field that makes room for magic, coincidence and the mythological metaphors delivered by dreams.

“It is the nuclear reactor for all his works,” Shamdasani said, noting that Jung’s more well-known concepts — including his belief that humanity shares a pool of ancient wisdom that he called the collective unconscious and the thought that personalities have both male and female components (animus and anima) — have their roots in the Red Book. Creating the book also led Jung to reformulate how he worked with clients, as evidenced by an entry Shamdasani found in a self-published book written by a former client, in which she recalls Jung’s advice for processing what went on in the deeper and sometimes frightening parts of her mind.

“I should advise you to put it all down as beautifully as you can — in some beautifully bound book,” Jung instructed. “It will seem as if you were making the visions banal — but then you need to do that — then you are freed from the power of them. . . . Then when these things are in some precious book you can go to the book & turn over the pages & for you it will be your church — your cathedral — the silent places of your spirit where you will find renewal. If anyone tells you that it is morbid or neurotic and you listen to them — then you will lose your soul — for in that book is your soul.”

ZURICH IS, IF NOTHING ELSE, one of Europe’s more purposeful cities. Its church bells clang precisely; its trains glide in and out on a flawless schedule. There are crowded fondue restaurants and chocolatiers and rosy-cheeked natives breezily pedaling their bicycles over the stone bridges that span the Limmat River. In summer, white-sailed yachts puff around Lake Zurich; in winter, the Alps glitter on the horizon. And during the lunch hour year-round, squads of young bankers stride the Bahnhofstrasse in their power suits and high-end watches, appearing eternally mindful of the fact that beneath everyone’s feet lie labyrinthine vaults stuffed with a dazzling and disproportionate amount of the world’s wealth.

But there, too, ventilating the city’s material splendor with their devotion to dreams, are the Jungians. Some 100 Jungian analysts practice in and around Zurich, examining their clients’ dreams in sessions held in small offices tucked inside buildings around the city. Another few hundred analysts in training can be found studying at one of the two Jungian institutes in the area. More than once, I have been told that, in addition to being a fantastic tourist destination and a good place to hide money, Zurich is an excellent city for dreaming.

Jungians are accustomed to being in the minority pretty much everywhere they go, but here, inside a city of 370,000, they have found a certain quiet purchase. Zurich, for Jungians, is spiritually loaded. It’s a kind of Jerusalem, the place where C. G. Jung began his career, held seminars, cultivated an inner circle of disciples, developed his theories of the psyche and eventually grew old. Many of the people who enroll in the institutes are Swiss, American, British or German, but some are from places like Japan and South Africa and Brazil. Though there are other Jungian institutes in other cities around the world offering diploma programs, learning the techniques of dream analysis in Zurich is a little bit like learning to hit a baseball in Yankee Stadium. For a believer, the place alone conveys a talismanic grace.

Just as I had, Stephen Martin flew to Zurich the week the Red Book was taken from its bank-vault home and moved to a small photo studio near the opera house to be scanned, page by page, for publication. (A separate English translation along with Shamdasani’s introduction and footnotes will be included at the back of the book.) Martin already made a habit of visiting Zurich a few times a year for “bratwurst and renewal” and to attend to Philemon Foundation business. My first morning there, we walked around the older parts of Zurich, before going to see the book. Zurich made Martin nostalgic. It was here that he met his wife, Charlotte, and here that he developed the almost equally important relationship with his analyst, Frey-Rohn, carrying himself and his dreams to her office two or three times weekly for several years.





(Página 7 de 10)

Sometidos a análisis es un centro de cursos, aprender sobre la marcha parte de la formación de Jung, que generalmente toma alrededor de cinco años y también implica tomar en el folclore, la mitología, la religión comparada y la psicopatología, entre otros. Es, dice Martin, en gran medida una "disciplina mentor basada." Le gusta de señalar su propia atribuidas pedigrí, porque Frey-Rohn se fue analizado por CG Jung. La mayoría de los analistas parecen conocer sus líneas de sangre. Esa mañana, Martin y yo estábamos pasando un café cuando vio a otro analista americano, alguien que conocía en la escuela y que desde entonces se estableció en Suiza. "Oh, hay Bob", dijo Martin alegremente, haciendo su camino hacia el hombre. "Bob entrenó con Liliana," me explicó, "y eso nos hace clase de como hermanos."

Saltar a la siguiente párrafo

Multimedia

Gráfico

Relacionados

Notas: El Santo Grial del Inconsciente (4 de octubre de 2009)

Temas de veces: Carl Gustav Jung

análisis de Jung se centra en gran medida en torno a escribir sus sueños (o el dibujo ellos) y llevarlos ante el analista - alguien que es evidentemente buena tanto con los símbolos y las personas - para ser rastreado por el significado personal y arquetípica. Endeudamiento de las experiencias de Jung, los analistas suelen animar a los clientes a experimentar por su cuenta con la imaginación activa, para convocar a un paisaje de ensueño y vigilia para interactuar con lo que sea, o quien sea, hay superficies. El análisis es considerado como una forma de psicoterapia, y muchos analistas, de hecho, formados también como psicoterapeutas, sino en su forma más pura, un analista junguiano evita hablar de los diagnósticos clínicos y la recuperación a favor de una mayor (y algunos dirían más difusa) los objetivos de auto-descubrimiento y la integridad - ". individuación" un proceso de maduración propio Jung denomina Quizás como resultado, el análisis junguiano tiene un atractivo distinto a la gente de mediana edad. "El propósito del análisis no es el tratamiento", explicó Martin para mí. "Ese es el propósito de la psicoterapia. El propósito del análisis ", añadió, un poco grandilocuente," es dar la vida a alguien que está perdido. "

Más tarde ese día, fuimos al estudio fotográfico donde el trabajo en el libro ya estaba en marcha. La habitación era un espacio sin encanto, con pisos de concreto y paredes de color negro. Su ambiente silencioso y las luces deslumbrantes agregó un aspecto ligeramente quirúrgica. No era el editor de Norton en una chaqueta de tweed. Hubo un director de arte contratado por Norton y dos técnicos de una empresa llamada DigitalFusion, que había volado a Zurich desde el sur de California con lo que parecía ser una media tonelada de material informático y de la cámara.

Shamdasani llegó por delante de nosotros. Y también lo hizo Hoerni Ulrich, quien, junto con su primo Peter Jung, se había convertido en seguidor de cuidado de Shamdasani, trabajando para construir un consenso dentro de la familia para permitir que el libro en el mundo. Hoerni era la de recoger el libro en el banco y ahora estaba de pie junto, con el ceño fruncido, apareciendo un poco torturado. Para hablar con los herederos de Jung es entender que casi cuatro décadas después de su muerte, siguen carrete en el interior del tornado psíquica Jung creó durante su vida, atrapado entre las fuerzas opuestas de sus admiradores y críticos, y entre sus lealtades propias filiales y la tendencia presionando la historia para juzgar y rejudge sus jugadas propias. Hoerni más tarde me dicen que el descubrimiento Shamdasani de las copias parásitas del Libro Rojo le sorprendió, que aún hoy no está del todo claro acerca de si alguna vez Carl Jung destinados al Libro Rojo de ser publicado. "Él dejó una pregunta abierta", dijo. "Uno podría pensar que habría tomado algunos de sus hijos a un lado y dijo:" Esto es lo que es y lo que quiero hacer con ella ", pero no lo hizo." Fue una carga Hoerni parecía llevar en gran medida. Él se había presentado en el estudio de la foto no sólo con el Libro Rojo en su maletín acolchado especial, pero también con un saco de dormir y un cepillo de dientes, ya que después de la jornada fue envuelto, sería pasar la noche acurrucados cerca del libro - "un medida de seguridad necesaria ", explicaba.






(Page 8 of 10)

And finally, there sunbathing under the lights, sat Carl Jung’s Red Book, splayed open to Page 37. One side of the open page showed an intricate mosaic painting of a giant holding an ax, surrounded by winged serpents and crocodiles. The other side was filled with a cramped German calligraphy that seemed at once controlled and also, just given the number of words on the page, created the impression of something written feverishly, cathartically. Above the book a 10,200-pixel scanner suspended on a dolly clicked and whirred, capturing the book one-tenth of a millimeter at a time and uploading the images into a computer.

The Red Book had an undeniable beauty. Its colors seemed almost to pulse, its writing almost to crawl. Shamdasani’s relief was palpable, as was Hoerni’s anxiety. Everyone in the room seemed frozen in a kind of awe, especially Stephen Martin, who stood about eight feet away from the book but then finally, after a few minutes, began to inch closer to it. When the art director called for a break, Martin leaned in, tilting his head to read some of the German on the page. Whether he understood it or not, he didn’t say. He only looked up and smiled.

ONE AFTERNOON I took a break from the scanning and visited Andreas Jung, who lives with his wife, Vreni, in C. G. Jung’s old house at 228 Seestrasse in the town of Küsnacht. The house — a 5,000-square-foot, 1908 baroque-style home, designed by the psychiatrist and financed largely with his wife, Emma’s, inheritance — sits on an expanse between the road and the lake. Two rows of trimmed, towering topiary trees create a narrow passage to the entrance. The house faces the white-capped lake, a set of manicured gardens and, in one corner, an anomalous, unruly patch of bamboo.

Andreas is a tall man with a quiet demeanor and a gentlemanly way of dressing. At 64, he resembles a thinner, milder version of his famous grandfather, whom he refers to as “C. G.” Among Jung’s five children (all but one are dead) and 19 grandchildren (all but five are still living), he is one of the youngest and also known as the most accommodating to curious outsiders. It is an uneasy kind of celebrity. He and Vreni make tea and politely serve cookies and dispense little anecdotes about Jung to those courteous enough to make an advance appointment. “People want to talk to me and sometimes even touch me,” Andreas told me, seeming both amused and a little sheepish. “But it is not at all because of me, of course. It is because of my grandfather.” He mentioned that the gardeners who trim the trees are often perplexed when they encounter strangers — usually foreigners — snapping pictures of the house. “In Switzerland, C. G. Jung is not thought to be so important,” he said. “They don’t see the point of it.”

Jung, who was born in the mountain village of Kesswil, was a lifelong outsider in Zurich, even as in his adult years he seeded the city with his followers and became — along with Paul Klee and Karl Barth — one of the best-known Swissmen of his era. Perhaps his marginalization stemmed in part from the offbeat nature of his ideas. (He was mocked, for example, for publishing a book in the late 1950s that examined the psychological phenomenon of flying saucers.) Maybe it was his well-documented abrasiveness toward people he found uninteresting. Or maybe it was connected to the fact that he broke with the established ranks of his profession. (During the troubled period when he began writing the Red Book, Jung resigned from his position at Burghölzli, never to return.) Most likely, too, it had something to do with the unconventional, unhidden, 40-something-year affair he conducted with a shy but intellectually forbidding woman named Toni Wolff, one of Jung’s former analysands who went on to become an analyst as well as Jung’s close professional collaborator and a frequent, if not fully welcome, fixture at the Jung family dinner table.

“The life of C. G. Jung was not easy,” Andreas said. “For the family, it was not easy at all.” As a young man, Andreas had sometimes gone and found his grandfather’s Red Book in the cupboard and paged through it, just for fun. Knowing its author personally, he said, “It was not strange to me at all.”




(Page 9 of 10)

For the family, C. G. Jung became more of a puzzle after his death, having left behind a large amount of unpublished work and an audience eager to get its hands on it. “There were big fights,” Andreas told me when I visited him again this summer. Andreas, who was 19 when his grandfather died, recalled family debates over whether or not to allow some of Jung’s private letters to be published. When the extended family gathered for the annual Christmas party in Küsnacht, Jung’s children would disappear into a room and have heated discussions about what to do with what he had left behind while his grandchildren played in another room. “My cousins and brothers and I, we thought they were silly to argue over these things,” Andreas said, with a light laugh. “But later when our parents died, we found ourselves having those same arguments.”

Even Jung’s great-grandchildren felt his presence. “He was omnipresent,” Daniel Baumann, whose grandmother was Jung’s daughter Gret, would tell me when I met him later. He described his own childhood with a mix of bitterness and sympathy directed at the older generations. “It was, ‘Jung said this,’ and ‘Jung did that,’ and ‘Jung thought that.’ When you did something, he was always present somehow. He just continued to live on. He was with us. He is still with us,” Baumann said. Baumann is an architect and also the president of the board of the C. G. Jung Institute in Küsnacht. He deals with Jungians all the time, and for them, he said, it was the same. Jung was both there and not there. “It’s sort of like a hologram,” he said. “Everyone projects something in the space, and Jung begins to be a real person again.”

ONE NIGHT DURING the week of the scanning in Zurich, I had a big dream. A big dream, the Jungians tell me, is a departure from all your regular dreams, which in my case meant this dream was not about falling off a cliff or missing an exam. This dream was about an elephant — a dead elephant with its head cut off. The head was on a grill at a suburban-style barbecue, and I was holding the spatula. Everybody milled around with cocktails; the head sizzled over the flames. I was angry at my daughter’s kindergarten teacher because she was supposed to be grilling the elephant head at the barbecue, but she hadn’t bothered to show up. And so the job fell to me. Then I woke up.

At the hotel breakfast buffet, I bumped into Stephen Martin and a Californian analyst named Nancy Furlotti, who is the vice president on the board of the Philemon Foundation and was at that moment having tea and muesli.

“How are you?” Martin said.

“Did you dream?” Furlotti asked

“What do elephants mean to you?” Martin asked after I relayed my dream.

“I like elephants,” I said. “I admire elephants.”

“There’s Ganesha,” Furlotti said, more to Martin than to me. “Ganesha is an Indian god of wisdom.”

“Elephants are maternal,” Martin offered, “very caring.”

They spent a few minutes puzzling over the archetypal role of the kindergarten teacher. “How do you feel about her?” “Would you say she is more like a mother figure or more like a witch?”

Giving a dream to a Jungian analyst is a little bit like feeding a complex quadratic equation to someone who really enjoys math. It takes time. The process itself is to be savored. The solution is not always immediately evident. In the following months, I told my dream to several more analysts, and each one circled around similar symbolic concepts about femininity and wisdom. One day I was in the office of Murray Stein, an American analyst who lives in Switzerland and serves as the president of the International School of Analytical Psychology, talking about the Red Book. Stein was telling me about how some Jungian analysts he knew were worried about the publication — worried specifically that it was a private document and would be apprehended as the work of a crazy person, which then reminded me of my crazy dream. I related it to him, saying that the very thought of eating an elephant’s head struck me as grotesque and embarrassing and possibly a sign there was something deeply wrong with my psyche. Stein assured me that eating is a symbol for integration. “Don’t worry,” he said soothingly. “It’s horrifying on a naturalistic level, but symbolically it is good.”




(Página 10 de 10)

Resultó que casi todo el mundo todo el Libro Rojo estaba soñando esa semana. Nancy Furlotti soñado que estábamos todos sentados en la mesa de un líquido color ámbar potable de globos de cristal y hablando sobre la muerte. (¿Fue la exploración del libro una muerte? No fue la muerte seguida de renacimiento?) Sonu Shamdasani soñó que se encontró con Hoerni dormir en el jardín de un museo. Esteban Martín estaba seguro de que él había sentido una mano invisible palmaditas en la espalda mientras dormía. Y Hugh Milstein, uno de los técnicos de la exploración digital del libro, pasó una noche atormentada ver un destello fantasmal, con cara de niño blanco en una pantalla de ordenador. (Furlotti y Martin debate: que podría ser Mercurio el dios de los viajeros en una encrucijada?)

Saltar a la siguiente párrafo

Multimedia

Gráfico

Relacionados

Notas: El Santo Grial del Inconsciente (4 de octubre de 2009)

Temas de veces: Carl Gustav Jung

Una mañana temprano estábamos parados en todo el estudio fotográfico discutir nuestros sueños diferentes, cuando Ulrich Hoerni penosamente a través de la puerta, después de haber deputized su sobrino Félix para pasar la noche anterior junto al Libro Rojo. Félix había hecho su trabajo, el Libro Rojo dormía con su tapa cerrada sobre la mesa. Pero Hoerni, apareciendo cansado, parecía estar tomando un aspecto más duro en el libro. Los junguianos lo saludó. "¿Cómo estás? Qué soñaste anoche? "

"Sí," dijo Hoerni en silencio, sin mover la mirada de la mesa. "Yo soñaba con el libro estaba en llamas."

Hacia la mitad de el Libro Rojo - después de haber atravesado un desierto, trepó por las montañas, llevado a Dios en la espalda, el asesinato cometido, visitó el infierno, y después de que él ha tenido largas conversaciones y no concluyentes con su gurú, Filemón, un hombre con megáfonos y una larga barba que alrededor de las aletas en las alas de martín pescador - Jung se siente comprensiblemente cansado y loco. Esto es cuando su alma, una figura femenina que las superficies periódicamente a lo largo del libro, se muestra de nuevo. Ella le dice no temer a la locura que aceptarlo, incluso para aprovechar como fuente de creatividad. "Si quieres encontrar los caminos, no se debe también rechazar la locura, ya que constituye una gran parte de su naturaleza."

El Libro Rojo no es un camino fácil - no era para Jung, no era para su familia, ni para Shamdasani, y tampoco será para los lectores. El libro es ampuloso, barroco y como tantas otras cosas acerca de Carl Jung, una rareza intencional, sincronizado con una realidad antediluviana y mística. El texto es denso, a menudo poético, siempre extraña. El arte es la detención y también extraño. Incluso hoy en día, su publicación se siente de riesgo, como una exposición. Pero, de nuevo, es posible Jung tenía la intención como tal. En 1959, después de haber dejado el libro más o menos intacto por 30 años más o menos, que escribió un breve epílogo, reconociendo el dilema central al considerar el destino del libro. "Para el observador superficial," escribió, "aparecerá como la locura." Sin embargo, el hecho de que escribió un epílogo parece indicar que confiaba en sus palabras algún día encontrar el público adecuado.

cifras Shamdasani que el contenido del Libro Rojo de encenderá ventiladores tanto de Jung y sus críticos. Ya hay junguianos planificación de congresos y conferencias dedicadas al Libro Rojo, algo que Shamdasani encuentra divertido. Recordando que le tomó años a sentir como si entendiera algo sobre el libro, es curioso saber lo que se dice acerca de que tan sólo unos meses después de su publicación. En cuanto a él se refiere, una vez que el libro vea la luz del día, se convertirá en una pieza importante y unignorable de la historia de Jung, la puerta de entrada a la mayoría de Carl Jung interior de las experiencias internas. "Una vez que se publique, habrá un antes y un después en la erudición de Jung," me dijo, y agregó, "que acabará con todas las biografías, sólo para empezar." ¿Qué pasa con el resto de nosotros, el pueblo que no se junguianos, me pregunté. ¿Había algo en el Libro Rojo de nosotros? "Absolutamente, hay una historia humana aquí", dijo Shamdasani. "El mensaje básico que está enviando es" Valora tu vida interior. "

Después de haber sido escaneados, el libro volvió a su casa de banco bóveda, pero se moverá de nuevo - esta vez a Nueva York, acompañado por un número de descendientes de Jung. Para los próximos meses se estará en exhibición en el Museo de Arte Rubin. Ulrich Hoerni me dijo este verano que asumió el libro generaría "la crítica y el chisme", pero al llevarlo a cabo que eran potencialmente salvar las futuras generaciones de Jungs de algunas de las luchas del pasado. Si una generación hereda el Libro Rojo, dijo, "la pregunta de nuevo habría que preguntarse, '¿Qué hacemos con él?'"

Stephen Martin también estará disponible para la llegada del libro en Nueva York. Él ya está sintiendo que va a arrojar luz positiva sobre Jung - esto gracias a un sueño que tuvo recientemente acerca de una "inexpresivamente sublime" Amanecer en los Alpes suizos - incluso cuando otros no están tan seguros.

En el Libro Rojo, después de alma de Jung le insta a abrazar la locura, Jung es todavía dudosa. Entonces, de repente, como sucede en los sueños, su alma se convierte en "un profesor de la grasa, el pequeño", que expresa una especie de preocupación paternal por Jung.

Jung dice: "Yo también creo que me he perdido por completo. ¿Estoy realmente loco? Todo es terriblemente confuso ".

El profesor responde: "Ten paciencia, todo se arreglará. De todos modos, dormir bien. "


AL FIN Y AL KAVO, SE HABÍA ENCONTRADO DE GOLPE FRENTE AL SENTIDO COMUN O SI DESEAN, ANTE EL HIPERSENTIDO COMUN DEL SHAMANISMO, DEL RADICAL COMUNITARISMO Y COMUNION CON EL ECOSISTEMA EN SU RADICAL HIPERMATERIALISMO, TAL COMO SE HA VIVIDO CONVIVIDO EN SIMBIOSIS A LO LARGO DE LA HISTORIA BIOLOGICA Y HUMANA, Y SE VIVE HOY DIA EN DOS NIVELES MUY SIGNIFICATIVOS: EN LOS PUEBLOS MENOS SUJETADOS POR EL REPRESENTACIONISMO, SE VIVE INTENSAMENTE ESTO, Y POR OTRO LADO, PERO NO EN OTRO SITIO, SE VIVE EN EL SENO DE NUESTRA MUY SIGNIFICATIVA VIDA COTIDIANA, EN EL MUNDO DE LA VIDA, AUNQUE NO HAGAMOS ALUSION, SINO MUY ANECDÓTICAMENTE, A TODO ESTE SIN PARANGON ALMACEN DINÁMICO DE INFORMACION, DEL QUE SIEMPRE NOS HEMOS NUTRIDO, CONSCIENTEMENTE, EN EL SENTIDO DE QUE SENSORIALMENTE SIEMPRE SOMOS CONSCI9ENTES, O INCONSCIENTE EMENTE, SI ACEPTAMOS QUE AL NO SER CONSCIENTES, EN SENTIDO CLÁSICO DE ESTAS EXPERIENCIAS, DE LA SENSORIALIDAD, ---


EN FIN QUE LA SENSOSFERA REVOLOTEA SOBRE JUNG, QUE DUERME UN SUEÑO LUCIDO EN EL CESPED DEL JARDÍ, Y EN UN MOMENTO DADO HACE REVOLCAR TODOS SUS APUNTES CON EL VIENTO DE SUS ALAS, UNA PALOMA TURCA MUY ACOSTUMBRADA AL PSICOLOGO PROFUNDO


LA SENSOSFERA SE ABRE DE GOLPE A LAS CAVERNAS DEL SHAMANISMO, DEL SHAMANISMO PRACTICO, DEL SHAMANISMO EN ACCION, DEL SHAMANISMO SENSORIAL, ESE AURA DINAMICA DE CARICIAS QUE LLAMAMOS SENSACIONES,



LA SENSOSFERA DESENMASCARA DEFINITIVAMENTE AL INCONSCIENTE COLECTIVO, Y DESPUÉS DE HABERLO BAÑADO DE JUEGOS, CARRERAS, PASEOS, MEDITACIONES FRENTE AL FUEGO, DANZAS EN CIRCULO, Y ENSOÑARES,


LO HACE CONSCIENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

yesyukan