sábado, 8 de mayo de 2010

de ab –desde lejos– y ducere -llevar-

La abducción (del latín abductio y esta palabra de ab –desde lejos– ducere llevar) es un tipo de razonamiento inicialmente puesto en evidencia por Aristóteles en su Analytica priora

De momento no deseamos añadir más información que ésta. Para dejar claro ese "desde lejos" y ese "llevar". El razonamiento abductivo puede dejar boquiabiertos a los deductólogos acérrimos, de forma que, si llegan a opinar siquiera, es probable que digan: "eso es llevar las cosas demasiado lejos" (para ellos que, recordemos, andan casi solo por "la carretera" o deducción).

Fíjense entonces, virtuales contertulios, qué de lejos ha podido llevar "las cosas" esta subcultura que no solo demonizó la abducción, sino que pretendió marginar también la inducción. Sería como una ciudad de un tal reino que prohibiese, no solo la peatonalidad (Los Angeles, sin ir más lejos...en la práctica), sino también la bicicletidad y la motidad, de forma que esos ciudadanos y súbditos, de un tal reino, se las apañaban con la cuatroruedidad y asfaltidad. Incluso las tiendas atendían a los cuatroruedadanos y cuatroruedadanas sin tener que abandonar su coraza rodante. Claro, un cuatroruedadano que viajase un día a Holanda, o Marrakech, por ejemplo, empezaría enseguida a mostrar extraños síntomas de alergia. De hecho el turismo es el mejor ejemplo de abducción en el mundo (eurocéntrico) actual. Una dosis de vez en cuando de Marruecos o algún país "exótico" "te pone las pilas", te aporta una dosis mínima de abducción en tu vida que te permite continuar año tras año con esa vida que llevas donde la abducción suele estar fuera de muchos ambitos profesionales.
"desde lejos" "llevar". Un ejemplo práctico de abducción. Desde los urales. Un joven chamán danzaba, percusionaba y vociferaba, las tres actividades al mismo tiempo. Solo en el escenario montado en la costa sami en un festival convergiendo los pueblos y saberes y haceres alrededor del artico. Me di cuenta también de lo cercano y circular de ese mundo norteño. Ya que las tierras convergen próximas, como un abanico, alrededor del polo norte.
"desde lejos" "llevar". Con el tiempo, yo mismo me ví envuelto en una actividad que me hermanaba con ese chaman de los Urales. Un día nos juntamos en los montes de casabermeja para celebrar juntas acerca de un loco pro(ab)yecto de autopista. La miseria de ponerlo todo en forma de proyectos (el futuro es muerte). Proyectarse al futuro. Dejar de vivir el presente, como regalo de cada instante cuántico (1 elevado a la menos 43). Una sociedad que proyecta proyecta y proyecta, al menos con la densidad del tsunami asfaltador, y urbanizador de estos años, es una sociedad que sigue jugando a la deducción, y a la inducción, y que domesticada con la proyectitis las antojeras no le dejan (dejaban) ver con mayúsculas "VER" (los cuatro mundos del chaman), darse cuenta, de que las posibilidades disponibles eran, son ¡La Mayoría!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

El encuentro y la marcha sobre los cerros estuvo muy bien. Acto seguido nos dejamos abducir por el deseo de una paella playera y acantilera y maronera (en Maro, an cá laurelio). Y allá viajamos de oeste a este por la axarquía florida y hermosa. Cuando llegamos ¡quedaba paella! Qué educados. Pero fué bajando por la loma abrupta y caprichosa. La paella se divisaba al fondo. Los cuerpos ahitos de paella alrededor, relajados. Y de pronto el paquiño y yo nos dejamos embelesar por un sonido, un ritmo. ¡Era nuevo! Una chikui rubilla quizás ¿golpeando ahuecadas sus manos delantito su boca? ¿Y produciendo un sonido muy chachi? Síííííííííííí

Artromátikamente ambos dos nos echamos las manos a la boca y empezamos a imitar a la chikui. ¡Y salía sonido! ¡Ya lo creo que salía! Redescubrimos un potencial atesorado ¡en nuestro cuerpo! gracias a esa "casualidad" de ese encuentro. les llamo "palmas de agua". Las palmas ahuecadas meten el aire por tu boca. Trata de no dejar hueco entre ambas manos. Es probar, seguir, y practicar, te aseguro que desde el principio vas a disfrutar. Tu garganta no echa aire para afuera. Tus cavidades dibujan el hueco correspondiente al sonido, más o menos grave, que deseas producir.

La cosa es que desde aquel entonces, bailo como el chaman de los urales, por ej. la danza para ATL (agua), mientras ¡percusiono" (como el chaman) con el tambor de mis manos ahuecadas produciendo un sonido "hacia dentro" que sale hacia fuera. Danzo pues con las manos, con la boca, y con las piernas y con todo el cuerpo. Todo nuestro cuerpo es un dispositivo de placer. Todo nuestro cuerpo es un dispositivo de percusión. Todo nuestro cuerpo es un dispositivo musical. Todo nuestro cuerpo, cuerpaaaaaaaaaaaaaaaazo, pues, imaginate que solo es un cuerpecillo, por otra parte, compartiendo sensosfera con otros muchos cuerpecillos de placer deseantes, sensitivos, móviles, dinámicos, creativos, vociferantes, gritones, sensibles, silbantes, cuchicheantes, tararareantes, rozantes, dactilantes, rascantes, tocantes, punzantes, ritmantes, masticantes, besantes, soplantes, ronroneantes, andantes, corrientes, fluyentes, nadantes, buceantes, trepantes, cuatroruedantes, bicirodantes, peatonantes, caminantes, saltantes, botantes, aspirantes, inspirantes, empujantes, bailantes, danzantes, tumbantes, rodantes, volteantes, piruetantes, fumantes, mariguanantes, escuchantes, compartientes, deslizantes, insinuantes, discutones, silenciosos, silenciantes, interrumpientes, exhalantes, trotantes, galopantes, abrazantes, ohmmmeantes, ohm mani padme uhmeantes, etceterantesssssssssssssssssssss

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

yesyukan