martes, 11 de mayo de 2010

Europa Es Un Fortín de Paja

(Homenaje a Friedrich Luce Gilles)

Luisa Spa pintaba un gran acantilado como frontera sur. Luc Kysma dibujaba una muralla sur más realista: la trama de urbanizaciones del pelotazo inmobiliario, con sus habitantes, sus farolas, sus calles, facilitando así el "vigilar y castigar" a los provenientes "del otro lado del espejo". Michel Serres dibujaba una histórica ruta de navegación, el paso del noroeste, como metáfora del muro entre las ciencias sociales y las ciencias naturales.

El pretendido supuesto fortalecimiento económico de la supuesta unión europea, es otro grito lastimero más, en medio de sus estertores, de un monstruo con los pies de barro en arenas movedizas, que cada vez que trata de salir se hunde más en sus propios excrementos. Fortalecimiento militar y fortalecimiento económico son dos caras de la misma moneda. Me recuerdan a los templarios. Una base militar. Y una base religiosa, en este caso esotérica a más no poder, pues como venía denunciando la economía ecológica desde el nacimiento del capitalismo, este sistema era, y es, una pseudociencia. Una pseudociencia, apoyada en las tres patas ideológicas de occidente: el judeo-cristianismo, la filosofía griega (postsocrática) y el derecho romano. Tal para cual.
Una pseudociencia petardeada por miles de artículos en los que se denunciaba y se anunciaba repetidamente la caducidad de un tal sistema de creencias, transmitidas al viejo (unos dos mil años) estilo de las idolatrías, y que por ignorar ignoraba hasta lo más básico, esto es, el sustrato físico, material, tangible, de la realidad, esto es, el territorio, y su dsiponibilidad de recursos aprovechables.
Me gusta la metafora del elefante que se despista y entra trotando en una joyería. Allá que ruedan los grandes y antiguos jarrones chinos (una millonada, oiga) etc... Allá que llega el momento de declarar al seguro lo perdido. Y hete aquí que al final no se había rompido tanto como se hubiese podido esperar, de una bestia tal con tal clase de entrada en escena. Resulta que escondidas en cajitas la compañera del joyero había ido acumulando, atesorando, piedras pequeñas pero de un altísimo valor. Lo más vistoso, aún valiendo una pasta, NO LO ERA TODO.
En nuestro caso el capitalismo es el elefante, con perdón. Parece que al morir "de inanición", el capitalismo ya había acabado "con todo", dejando el mundo inservible para las desesperadas futuras generaciones. De hecho los decrecionistas parecen no encontrar "el norte" a la hora de llevar a la práctica real y cotidiana su desempeño. Pero, no, es cuestión de "quitarse las gafas". La intelectualidad, en general, es heredera de un pensamiento labrado a través de esa trinidad judeo-cristiana, griega-romana.

"Las joyas de la corona" son abundantísimas. Lo que ha dejado enmedio sin usar el capitalismo es mucho más de lo que "holló".

Igual que le tocó el turno al capitalismo, como meme, idea, o concepto, que recientemente se salió de la categoría epistémika de "tabú", para convertirse en la comidilla de periodistas y de la calle, pues ya le va tocando a lo que hay detrás, entre bastidores. La base ideológica del capitalismo es el patriarcado. Hablemos del patriarcado. Hablar y comprender (abarcar, citar) el patriarcado en nuestras conversaciones simplifica muy mucho la comprensión de las argucias, ya trasnochadas, de "su hijastro", el capitalismo.

Hablemos de los huertos espontáneos. Mostazas, coles, rabanos, berros, cenizos, alpistes, linos, mentas, etc..innumerables plantas que siguen saliendo espontáneamente a nuestro alrededor, ante nuestras narices, pero que ni vemos. ¿Por qué? Sí se han seguido cogiendo espárragos, tagarninas, palmitos, collejas, etc... pero aparte de una corta lista hay muchisimas más que se han recolectado en la posguerra y tal, como recogía Charo Velasco y colaboradores en el gran bosque de "Los Alcornocales".

Vía Campesina, Soberanía alimentaria, mucha gente trabajando por recuperar el valor campesino, horticultor... Aquí llevamos aún más lejos la cosa. Recolectar plantas que han entrado en simbiosis hortícola de miles de años con las comunidades humanas, y que siguen creciendo junto a nosotras, (Eduardo Rapoport las ha estudiado), es aún más radical, pues se trata de un aprovechamiento, cuya aparente gratuidad, además de afectar gravemente al episteme capitalista, encerrado en la monetarización, debe verse como el trenzado histórico de una simbiosis, sobre todo con mujeres, que sigue dándose con profusión allende los muros de la "cursi" Europa.
Gilles Deleuze, Luce Lopez Baralt, Friedrich Nietzsche.
Anoche en malaga tv vimos un reportaje de un encuentro en mali de redes de mujeres y campeinos, voces comunitarias, hablando al unísino en la misma dirección. Optimismo a raudales. Entusiasmo.
El mundo ya vuelve a ser nuestro, parecen decir. Entusiasmo: llevar a dios dentro (theos). Friedrich es profundamente vitalista. Luce igual, con su lenguaje celebrativo. Gilles pienso que también. Su idea o "no-concepto" de "rizoma", permite "culebrear" la realidad que trataban de vendernos, como una raiz superficial que "fluye" por el arroyo invisible bajo tierra, sin esfuerzo, sin profundizar, y corre hacia allá donde "Vé" que hay agua y humedad para seguir medrando... Es el abrazo al arbol por la enredadera.

Entusiasmo. Bonito sería medir el entusiasmo. En los testos que vemos en internet o dnde sea. Entusiasmo como optimismo realista ante la inevitable e irremediable caida del abominable sistema de antaño. Entusiasmo como panteismo. Como sentirte parte de algo tan poderoso que ¿para qué quieres más?

Bhutan es un país entusiasta, Por eso vamos a viajar allí. Ponen la felicidad (no de boquilla en los anuncios) como el corazón del funcionamiento social. Y los economistas nóveles (en esto) y que son premios nobeles se quedan flipados con la cuestión. Un país "budonista", lejos del cristianismo que se había metido tanto en nuestro lenguaje, que al (tratar de) criticar lo que hacíamos era repetir la normativa del imperio, a través de la gramática y la ortografía. Queríamos corregir al sistema, pero seguíamos suspendiendo al alumnado que escribía con faltas de ortografía; alumnado desobediente al imperio, que corregíamos con la misma regla del poder. La regla es del rey. La ley patriarcal tiene, tenía que ser escrita, para poder trascender fronteras y océanos. Una tarde en palacio, un sevillano lebrijano se acercó a su majestad isabela, corría el año 92 del cuatrocento, con un libro. La monarca le responde: "pero si yo ya me sé la lección". Antonio de Nebrija le contesta: "Majestad": ¡Es La Lengua Del Imperio!. había que ordenar Ixachilatlan-Amerika. Había que ordenar y mandar. Había que legislar. Había que normalizar. Había que escribir. Había que obedecer a la ley. Y por eso había que leer. Se inventó el castellano, cogiendo un poquito de aquí y un poquito de allá. Ese código se llama gramática. Seguimos inconscientemente usando las palabras sin ser conscientes de cómo se eligieron, cuál es su historia.
El latín se labró enmedio del matriarcado. Después, cuando llega el patriarcado y sigue creciendo con normas, y más normas, lo que se hace es solamente añadir, quitar y cambiar EL LENGUAJE, a través de la gramática. Eso significa que si buceamos en el tiempo, en las etimologías, descubrimos un mar limpio, de aguas muy ricas, llenas de nutrientes, que deben venir de algún afloramiento potente...

Ese océano del lenguajear matriztiko está bien presente cuando juegas al etimolón, las etimologías molonas. Se descubre poco a poco. El matriarcado o matriztika nunca se perdió. Sigue ante todo dentro nuestra. Y sigue en el lenguaje y sus evoluciones históricas. Y sigue en las comunidades de todo el mundo, también indígenas, como defiende abiertaente Casilda Rodrigáñez....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

yesyukan