miércoles, 26 de mayo de 2010

Hobbes vs. no Hobbes

Se trata de rellenar una quiniela (suena a triquiñuela).

Dos columnas.

Dos listas pues, de descriptores.

La primera señala y apunta hacia el mundo 1.0.

La segunda, ( que no me apetece guglear ahorita), está encabezada por el otro filósofo, de la revolución francesa, del libro del niño salvaje. Huy, lo tengo en la punta de la lengua. Pero fíjense que da igual, sabiendo uno de los pares, el otro elemento dual, puede identificarse simplemente anteponiendo un no a su contraparte. Me suena algo como Julius. Sé que el chaval no se llamaba así, pero a lo mejor anda semánticamente cerca...

Da igual la "calidad" de adscripción a cada una de las columnas de los descriptores que se nos vayan ocurriendo en la lluvia de ideas.

Pueden ser anécdotas, como la sorpresa tan grata de cristobal Colón (como se coló el chaval, se pasó siete pueblos...) cuando aterrizó en el para el nuevo mundo: el mundo 2.9, en el que compartir permite reproducir la comunidad humana y sus bienes y servicios, sin apenas tener que competir. Seguimos en el caribe, tiramos ahora para una semicolonia yanqui donde habita una niña loba, profesora de lengua castellana, cuyo discurso es tan bello como esas palabras escritas por Colon, Luce en esta muchacha la travesura de serpentear sobre verdades borrosas y flexibles que por tanto hacen tambalear las sagradas (a este lado del atlantico) dicotomías, y por tanto la sagrada verdad como guía unilateral y bipolar, que tras abducir a un tamaño o masa crítica de la humanidad ¿"civilizada"?, estaba ahí el riesgo de mandarnos a la mitad al infierno. Es como si este planeta, que nació del fuego, volviera a calentarse como la cazuela con la ranita dentro, que incluso le coge gustillo al principio, con el calentamiento (la promesa etérea, seudocencia pura y dura, del progreso), pero cuando el agua empieza a hervir por todos lados (la radicalización de la globalización capi imperialista (hagan clic en esa gráfica tan "sucia" de la columna de la derecha del blog)) entonces sí que nos echamos las manos a la cabeza desorientados (pensabamos que tenóamos que orientarnos con, seguir al norte, y olvidamos que se trataba del oriente: epistemología del sur)

competencia verssus cooperacion
competencia versus coopetition,
aula redonda vs aula jerarquica esclava,
crimen organizado virtual en los medios convencionales vs el placer de compartir lo que se nos antoje en la Web 2.0

etcetera...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

yesyukan